Galimi, Gisela
Argentina
Lecturas: 9.254


poema aeronáutico II

otros verán el mar
la soledad del sueño
encenderán nuevos nombres
viajes felices al extremo de la mañana
(…)
¿qué vida retendrás mientras tanto
qué esperanza dirás todavía
en la calle o el bosque renacido
en qué rostro o amor revivirás tu viaje?
Edgar Bayley



I
altura de crucero



qué súbito chasco cuando la muy perra
asomó dentro de la escena más temible allí
en el terror de estar empezando la muerte
siempre te dijeron que habría Esperanza

un día en el que nadie te despide
ni te abraza nadie ni te hablan
volás
y el ácido y el pánico partieron
jurarías que cualquier velocidad
es la pura lentitud
te vas y como vos
la máquina imponente es una hormiga triste
fatigada de tanto cielo

ser h descansando como h
se va el aire porque exhalo
halo ya no tenemos
qué empequeñecidos quedamos frente a la letra
esta aptitud de vivir como estoma abierto
en el envés de una hoja verde

quiere decir que aquí arriba
se cumple el cometido por el que vinimos
al mundo al mundo de ahí abajo
los negocios distraen a casi todos
de los eminentes puntos líneas y figuras
una geometría silenciosa
que desde el suelo ordena los destinos
por eso a casi otros les da por
prestar muchísima atención

a alguien
le tembló el pulso al trazar una línea de espuma
son simplemente las arrugas y los granos del planeta
lo grande no se calma ni le alcanza ni le teme
al desafío óptico que resultará
mondrian
se estuvo divirtiendo sobre el lienzo de los campos
le vendo a christie’s la idea de sacar una foto
de estos cuadraditos de diferentes verdores y subastarla

farfullan las turbinas como
cuadrillas de obreros sanos y tranquilos
juraría que cualquier velocidad
es la pura lentitud

Galimi, Gisela

Subir