Valdez, Orlando
Argentina
Lecturas: 7.996


a-VIII

a-VIII
El agua vuelve a su cauce soberana
fuera de las manos del hombre
el viento blanco dueño señor
de la montaña se hace de piedra
como pequeños caracoles zigzaguea
con un simple pero absoluto dominio
de los días amarillos. Como una aguja
ahonda el silencio penitente. Un ángel
que de águila deja atrás una leyenda
al resguardo del mismísimo suspiro
y nada les quitó esa sombra de agosto
ante el súbito descuido
tras esa delgada línea roja. Déjame
un trozo de pan que el devenir
no sabe de la vigilia

Valdez, Orlando

Subir