Abente y Lago, Victorino
España
Lecturas: 435


El don de don Pedro

Vuestro Don, señor fidalgo,
es el Don del algo-Don,
el cual, para tener Don,
necesita tener algo.

A mí me ofrece la paz
aquel tenebroso Búho;
y yo le digo: «Rapaz,
et cum spiritu tuo».

A la triple alianza

Ese esqueleto asqueroso
que ostenta tres calaveras,
fue de un dragón orgulloso
que murió con tres banderas.

Cobarde y vil cual raposa,
osó profanar el suelo
de una nación poderosa:
¡hoy lo cubre infamia y duelo!

Abente y Lago, Victorino

Subir