Abente y Lago, Victorino
España
Lecturas: 436


EL INTRIGANTE

Con sin igual destreza endemoniada
Las mentiras más pérfidas maneja,
Y chismes formando una madeja
La extiende diestramente preparada.

Viendo, entonces, su intriga bien formada,
Complácese en oír cómo se queja
La desdichada víctima en quien deja
La sospecha cruel inoculada.

En él no cabe un noble sentimiento,
Es mal su aspiración constante
Gozando en el ajeno detrimento,

Y en intrigas tan hábil trajinante
Que, si volase por el pensamiento
Intrigaría al mundo intrigante.

Abente y Lago, Victorino

Subir