Álvarez Hidalgo, Francisco
España
Lecturas: 415


Dos mundos

Hay un mundo de encanto, de íntima fantasía,
donde nunca anochece ni se mueren las rosas;
mundo que no depende de la tecnología,
y donde las amantes son a la vez esposas.

Fluyen claros los ríos, y germina la tierra
sin que rasgue su entraña la reja del arado;
el viento desconoce el estruendo de la guerra,
porque es ahora poeta quien antes fue soldado.

Y los tiernos amores, como las flores, nacen
fecundos y espontáneos en campos y senderos;
el instinto en las fieras se pacifica, y yacen
en la misma guarida leones y corderos.

Pero existe otro mundo de envidia y de recelo,
que hace al hombre una fiera que devora a su hermano;
en que las gentes tienen un pedazo de hielo
donde vibrar debiera su corazón humano.

Mundo de divisiones, de lujos y pobreza,
de inútiles pigmeos con aires de gigantes;
de absurdos violadores de la Naturaleza,
con hacha arboricida, mentes intolerantes.

Yo he visto esos dos mundos, fantástico y real,
podría, si quisiera, pertenecer a aquél,
viviendo en la caricia de un sol primaveral,
pero me quedo en éste…porque tú estás en él.

Los Angeles, 27 de enero de 2000

Álvarez Hidalgo, Francisco

Subir