Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo
Argentina
Lecturas: 8.712


Disfrazada

Disfrazada de oro, la elegante tiranía de tu belleza se
irguió clandestina entre aplausos; fue un respiro glorioso, ante
un ahogo de embeleso. Fue cuando la ovación de tu mirada
tímida cubrió de luz la debilitada rutina, entre emanaciones
etéreas del abismo ambicioso.
Disfrazada de sorpresa, dejaste que la generosa solemnidad
de tus insolentes senos navegue en la misma barca,
sobre oleajes mansos, acariciados por la plegaria del deseo,
como hábil diplomático, del éxtasis presente.
Disfrazada de arte, tu cabello azabache, seduciendo tu
cuello, acaricia con delicadeza su tallo, mientras brota tu silueta
en contraste al horizonte huérfano y festeja la playa, la isla
mágica de tu fantasía.
Alejada en silencio, disfrazada de Arte y sorprendida
de oro, viajas en mi barca.

Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo

Subir