Navales , Ana María
España
Lecturas: 11.416


Después

Después, serena mi caballo

en algún odio enmarañado

y llama a esa niña que enciende sus ojos

con tu boca y reza silencios

cuando los labios se acercan a tu nombre”.

Navales , Ana María

Subir