Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo
Argentina
Lecturas: 7.905


Deshabillè

El Deshabillè…
Era la única piel, que podía retirar suspirando
Y gozar del suave y metódico planeo del cóndor
Su brassiere….Festivo y derrotado
Permitió la senda exacta, donde afloró el fuego anhelado
Mis manos recorrieron una y mil veces
El cuerpo de esa mujer
Cuya piel, es una seda codiciada
Eternamente apetecida; antes, esquiva
Hoy…
Entregada dócilmente. Ganada al cosmos
En un desafío de sutil hechizo
Mis sueños, abrigaron su sonrisa
Ante una naturaleza salvaje, y exuberante
Que solo atinó…. a protegerse de su belleza
Cohibiendo la majestad de la sorpresa
E implorando; que la armonía, impere y regrese
Superada la demencia insólita, del deseo incandescente
Asió regocijado, dos cuerpos indivisos
En un embeleso eterno

Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo

Subir