Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo
Argentina
Lecturas: 9.837


Desazón

Ah!, esa desazón que zarandea tus sueños, como nimbos
culpados de oscuridad, se desploman sobre un
espejismo… y te sofocan sin misericordia alguna.
Consiente, entonces, una lóbrega profecía que humedezca las
esperanzas, y deje que el brebaje de la vida duche tus llagas
abiertas.

Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo

Subir