Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo
Argentina
Lecturas: 12.435


Ceguera

Cuidado con aquel audaz y procaz personaje que obcecado
intuye el camino de su víctima, y teje sin
premura una cuidadosa corteza artesanal, capturando
una autonomía grácil, enfocada por sombras. Ese hábito enfermizo
de posesión asfixia y apaga la vitalidad y la razón de
su víctima, acompañando el avance fatídico del siniestro pérfido,
deslizado en una calle de cortesía hipócrita, para dejar
inseguridad, como el más terrible flagelo visible. Sólo la ceguera
de un capricho puede negar una realidad y dejar
indefenso el futuro. ¡Enciende entonces la inteligencia como el
escudo correcto ante el abyecto rufián!, y no permitas que la
vacilación aguijonee sin piedad tu camino de logros, postrados
hoy, y sumidos en tribulaciones y amarguras. Debes saber que
siempre habrá una luz fulgurante reservada con aliento y esperanza
a un futuro renacido.

Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo

Subir