Valente, José Ángel
España
Lecturas: 8.981


CÓMO SE ABRÍA EL CUERPO DEL AMOR HERIDO

Cómo se abría el cuerpo del amor herido
como si fuera un pájaro de fuego
que entre las manos ciegas se incendiara.

No supe el límite.

Las aguas
podían descender de tu cintura
hasta el terrible borde de la sed,
las aguas.

Valente, José Ángel

Subir