Valdivieso Belmás, Miguel
España
Lecturas: 142


Ay, la pena que tizna lo que toca fragmento

Ay, la pena que tizna lo que toca
y el cuchillo afilado que nos hiere,
a este grupo de amigos que te quiere
para hablar su dolor les falta boca.
Y les duele el aliento, y vendavales
sonoros en sus pechos hacen nido
al quedarse sin ti, que al cielo has ido
entre nubes de versos inmortales.
Labrador de más aire, por la altura
te sembraste a ti mismo con empeño
que el mundo, como surco era pequeño
para guardar, intacta, tu hermosura.
Perito en lunas, por el rayo herido,
tu alma –silbo de luz– a Dios has dado,
y un eco de tu voz nos has dejado
que imposible ha de hacer siempre tu olvido.
Como en tu obra dijiste tu elegía
y hoy el verso español está de luto,
la Academia te rinde su tributo
comulgando, Miguel, con tu armonía.

Valdivieso Belmás, Miguel

Subir