Neruda, Pablo
Chile
Lecturas: 13.198


Amigo

Amigo, llévate lo que tú quieras,
penetra tu mirada en los rincones
y si así lo deseas, yo te doy mi alma entera
con sus blancas avenidas y sus canciones.

Amigo, con la tarde haz que se vaya
este inútil y viejo deseo de vencer,
bebe de mi cántaro si tienes sed.
Amigo, con la tarde haz que se vaya
este deseo mío de que todo el rosal me pertenezca,
Amigo, si tienes hambre come de mi pan.

Todo, mi Amigo, lo he hecho para ti, todo esto
que sin mirar verás en mi estancia desnuda:
todo esto que se eleva por los muros derechos
-como mi corazón- siempre buscando altura.

Te sonríes, Amigo... ¡qué importa! nadie sabe
entregar en las manos lo que se lleva adentro,
pero yo te doy mi alma, ánfora de mieles suaves
y todo te lo doy, menos aquel recuerdo
que en mi heredad vacía aquel amor perdido,
es una rosa blanca, que se abre en el silencio.

Neruda, Pablo

Subir