Cabanillas, José Julio
España
Lecturas: 11.294


Abril

Entra con doble palma el día de abril
y el muchacho las mueve en cada mano,
como un remero que ya ve cercano
su pueblo blanco bajo el sol feliz.

Qué importan las galernas del invierno.
Si alguna vez murió se le ha olvidado.
Si se heló bajo mar, hoy en el prado
nota arder en su puño el ramo tierno.

A fuerza de remar entró en la muerte
y muerto y todo, encontró su casa.
Y ved qué cielo limpio se le advierte.

Eso que ni soñó le dan sin tasa.
Palma en mano, alma en cuerpo, noche en día...
Es el hijo menor de la alegría.

Cabanillas, José Julio

Subir