Cabello Jiménez, Alfonso
España
Lecturas: 11.138


AROMAS PRIMAVERALES

¡Qué tarde más tranquila y deliciosa!
¡Qué penetrante aroma se respira!
Las rosas suavemente van dejando
en el aire fragancia suspendida.

Los magnolios en flor. En la sonora
fuente límpida, pura y cristalina,
se reflejan incólumes los olmos
y el blanco sempiterno de las lilas.

El ruiseñor cantando en las acacias,
sus alegres y suaves melodías,
y en los pinos rugosos, retorcidos,
se detiene la tarde fugitiva.

¡Cuánta felicidad puede perderse,
cuando el amor no llega a nuestra vida!
Esta tarde solemne y misteriosa,
necesito el calor de una caricia.

Cabello Jiménez, Alfonso

Subir