Cabello Jiménez, Alfonso
España
Lecturas: 11.795


A LA VIRGEN DEL CARMEN

Nereida de los mares. La bahía
Quiere condecorarte con la aurora
y la estrella polar. Reina y Señora
del marinero fiel que en ti confía.

Tú eres la luz. La excelsa sinfonía.
La venustez radiante y redentora,
que deja traslucir hora tras hora,
la esperanza en la larga travesía.

La esperanza en la amarga desventura,
donde todo se torna evanescente
y se llega transido a la frontera.

Dirige la insensata singladura
de mi vida vacía y penitente.
Virgen del Carmen. ¡Noble marinera!

Cabello Jiménez, Alfonso

Subir