Fernández de Velasco y Mendoza, Bernardino
España
Lecturas: 9.134


A Gertrudis Gomes de Avellaneda

En esos hoy encantadores valles,
montes un día y rústicos apriscos,
el cetro del poder abrió entre riscos
parques floridos y frondosas calles.


Rocía a sus ninfas los esbeltos talles,
raudal brotando entre espumosos discos,
por grupos bellos y altos obeliscos,
émulos de la pompa de Versalles.


Si en la enramada el ruiseñor modula
festivo cante y la nadante carpa
en clara fuente plácida circula,


feliz cual nave que ligera zarpa
para tu isla natal, celebra ¡oh Tula!
ese Borbón-Edén, pulsando tu arpa.

Fernández de Velasco y Mendoza, Bernardino

Subir