poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 559.723.103
Alonso, Dámaso
España
Lecturas: 9.325

recomendar
LA MOSCA ENVENENADA

La mosca se rasca la testa
La coge una basca
se acuesta de lado
y da un revoleo (cansado).

Se rasca y se atasca
sin dar con la clave.
¡No sabe, no sabe!

El mundo se le hunde
y allá en su conciencia, su tenue conciencia
un turbio manchón invasor se difunde
(¡Paciencia!)

No sabe, no sabe ...
Vaivenes de nave: se le hunde la nave
y un pozo de negro absoluto se masca.
La coje una basca ...
otra basca, otra basca...,
y pega un traspiés.
(¿Que pasa, que es?)

De súbito
inmóvil decúbito
supino
¿Camino final
del final?
¿Quien ha dicho eso? No hay tal.

Hay furias, hay ira
al suelo se tira
y gira
y delira
zumbando, vibrando, girando, runflando
¡ Y zumba que zumba que zumba que zumba!

Inmóvil. ¿La tumba?
Meneos
Balumba
de los forcejeos: no se quiere ir (partir ...
que duro es partir)

Y aún se incorpora
y ahora
repasa y repasa
sin dar en el clavo. - Oh, Dios - en el clavo de tu socaliña.

La diña
Por fin.

Lo negro, lo frío Dios mío, Dios mío
Sumida en el fin
ya sin
fin.

Oh, Dios de la vida:
¡si es veinte de mayo
si en rojos y en verdes estalla el jardín!

Alonso, Dámaso

Subir