poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 558.709.905
Anónimo
España
Lecturas: 10.233

recomendar
El Cid concede al obispo las primeras heridas

El día saliendo va y ya la noche es entrada,
no tardan en prepararse aquellas gentes cristianas.
Por segunda vez se oían los gallos antes del alba;
el obispo don Jerónimo una misa les cantaba,
cuando la misa acabó buena absolución les daba.
"El que en la lucha muriere peleando cara a cara
de sus pecados le absuelvo y Dios cogerá su alma.
A vos, Cid Campeador, que en buen hora ciñó espada,
una misa os acabo de cantar esta mañana,
y en cambio pediros quiero que me otorguéis una gracia,
y es que los primeros golpes sean dados por mi espada".
Díjole el Campeador: "Aquí os queda otorgada

Anónimo

Subir