poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.648.741
Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo
Argentina
Lecturas: 12.073

recomendar
Calles

Las calles son leyendas despachurradas. Secretos y enigmas
que flotan por millones, circulan errados; habitan
sus pies descalzos cientos de conejos con auriculares,
miles de armiños con mármol arrastrado, y hay ángeles blancos
sonriendo; pero también diablos entre serpentinas de
fuego, con cintas solitarias, rectas y curvas. ¡No importa! Ayer
dejé una historia inconclusa en el buzón de la cloaca ciudadana.
¡Ceremonia pestilente! -dijo el señor. ¡Maravillosas! -dijo el
poeta. Fueron escritas bajo la lluvia, semejan quejas abatidas,
porque el cielo tormentoso avanzó cubriéndolas con un gris,
espeso y denso. Ya no está esa página lavada, ¡no está! Sólo
hay voces silenciosas, esquivas y gozosas de poemas sin final.
Son perennes letrillas mudas. ¿Quién aquieta la calzada o silencia
una grieta enardecida? ¿La palabra? ¿La roca eterna? ¿El
árbol solitario? ¿La red dirigida? ¿Un animal abandonado? La
calle es un ir y venir, un péndulo errático; nadie puede evitarlo,
ni el que va, ni el que viene, ni el profesor, ni el prófugo, ni
el científico, ni el militar, ni el niño, ni el adulto, ni el anciano;
sólo el poeta aquieta y silencia las calles, que son lechos de ríos
secos, habitados por sombras serias y grises. Nadie silba, nadie
canta; pasan y pasan sin mirar, atropellan el tiempo. Son pocos
los que hablan; viven en zonas planas, muy planas y lisas,
muy lisas. Pero ¡qué indiscretos! ¡Solfean de noche!

Vaca Narvaja, Gustavo Adolfo

Subir