menu-ultimos-concursos
Bonilla Carvajal, Ronald
Costa Rica
Lecturas: 237

recomendar
PERTENENCIAS DE LA TARDE

Ahora que la llovizna

y el intacto colibrí de la tarde

pertenecen al pétalo sediento,

y yo a las frondas

por donde el agua transpira

y también a esa alcoba que plantaste

para ser en ti más que un sueño.



Ahora que envuelta en la frazada

de mis brazos, te columpias incierta

sosteniendo mis ojos;

ahora que predispones mis instantes

y ahora que no es de soñar y soñar

que yo te invento,

sino que vienes y me das el hálito

y los pechos y las piernas

rozándome indelebles.

Ahora, ya tan real,

tan mía, sí, tan de todos los días,

¿acaso no puedo rodearte

más que de glaucas orfandades ?



Ahora que te tengo,

que juntos bebemos el café de las mañanas,

aguardamos la hora del regocijo,

para ser esas golondrinas

que por volar rompieron las ventanas

desvencijadas de ayeres,

que tanto nos marcaron.



Ahora y en la hora

en que me amas y te amo,

¿es posible seguir

la soledad andando ?,

¿es posible que el ocre pertinaz

se cuele en las aceras

y me manche el último traje

de viajero imposible?



Ya no es de sueños que te amo.

Déjame estar en ti

como la fuente vespertina

que la lluvia alimenta

con su sed de paloma postergada.

Bonilla Carvajal, Ronald

Subir