Si nos heredaron problemas, debemos heredar soluciones: Chuayffet

Fuente: radioformula.com

Bajo el juicio que "la poesía necesita la libertad y la libertad necesita de la palabra", este día el secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, entregó la Undécima Edición del Premio Internacional de Poesía y Ensayo "Octavio Paz".

Durante la memoración del décimo quinto año de su fallecimiento, el reconocimiento fue otorgado al español Fernando Savater "quien ha hecho de la palabra un faro en la niebla asfixiante del fanatismo y la intolerancia", indicó el titular de la SEP.

 

Afirmó que ambos escritores y poetas son los mejores aliados frente a la obscuridad "que constantemente se cierne sobre nuestras sociedades democráticas bajo las formas de atavismo y barbarie, de silencio y exclusión."

Chuayffet Chemor afirmó que el trabajo de Savater es una "invitación al oficio de pensar y al arte del buen vivir; descubrimiento de filosofía y enamoramiento de la ética. Es constructor de puentes entre la belleza de la tradición que libera y el presente que compromete."

Señaló que en el actual gobierno "no somos amigos de convertir la reflexión en lamento. Si se nos han heredado problemas, tenemos que heredar soluciones." Respecto a la reforma educativa, acotó que ésta "tiene esa doble vertiente de coraje y optimismo que todo proyecto educativo necesita.

Al recibir el Premio Internacional de Poesía y Ensayo "Octavio Paz", el escritor Fernando Savater afirmó que es el "reflejo de ese otro premio que fue contar con su amistad y con la de muchos mexicanos que me han tratado con hospitalidad y generosidad."

En la ceremonia en el Colegio Nacional y en el marco del 15 aniversario luctuoso del poeta mexicano, el autor de "Ética para Amador" recibió el reconocimiento de manos del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor.

También estuvo presente el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa; Marie José Paz, viuda de Octavio Paz; el presidente del jurado, Enrique Krauze, el escritor Juan Villoro; y el director del Colegio Nacional, Héctor Fix-Zamudio.

El historiador y académico Enrique Krauze explicó que los motivos para otorgar el premio a Savater fueron el amor a la palabra, la defensa de la libertad, la búsqueda ética de la felicidad y ser uno de los máximos escritores de la lengua.

"Fernando es el pesimista más alegre que conozco, desde sus primeros libros Apología del sofista, Filosofía tachada, hasta los más recientes como Ética de la urgencia, Savater no se engaña: piensa, cree o sabe que todo termina mal, pero sabe también que mientras llega la cita postrera, nos queda muchos refugios gozosos como los libros, el cine, el amor y la amistad".

Marie José Paz, viuda del Premio Nobel de Literatura, consideró que Paz y Savater representan lucidez crítica y valentía apasionada.

"Nos honra que sea la figura de Fernando Savater quien reciba el premio que lleva el nombre de Octavio Paz, para él la poética siempre iba de la mano de la ética, desde muy joven tuvo el afán de defender los principios de democracia, justicia y libertad. Ese compromiso moral, el valor y el pensamiento crítico y la intensa búsqueda de la verdad las comparte con Fernando Savater".

Al recibir el Premio Internacional de Poesía y Ensayo "Octavio Paz", el escritor Fernando Savater afirmó que es el "reflejo de ese otro premio que fue contar con su amistad y con la de muchos mexicanos que me han tratado con hospitalidad y generosidad."

En la ceremonia en el Colegio Nacional y en el marco del 15 aniversario luctuoso del poeta mexicano, el autor de "Ética para Amador" recibió el reconocimiento de manos del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor.

También estuvo presente el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa; Marie José Paz, viuda de Octavio Paz; el presidente del jurado, Enrique Krauze, el escritor Juan Villoro; y el director del Colegio Nacional, Héctor Fix-Zamudio.

El historiador y académico Enrique Krauze explicó que los motivos para otorgar el premio a Savater fueron el amor a la palabra, la defensa de la libertad, la búsqueda ética de la felicidad y ser uno de los máximos escritores de la lengua.

"Fernando es el pesimista más alegre que conozco, desde sus primeros libros Apología del sofista, Filosofía tachada, hasta los más recientes como Ética de la urgencia, Savater no se engaña: piensa, cree o sabe que todo termina mal, pero sabe también que mientras llega la cita postrera, nos queda muchos refugios gozosos como los libros, el cine, el amor y la amistad".

Marie José Paz, viuda del Premio Nobel de Literatura, consideró que Paz y Savater representan lucidez crítica y valentía apasionada.

"Nos honra que sea la figura de Fernando Savater quien reciba el premio que lleva el nombre de Octavio Paz, para él la poética siempre iba de la mano de la ética, desde muy joven tuvo el afán de defender los principios de democracia, justicia y libertad. Ese compromiso moral, el valor y el pensamiento crítico y la intensa búsqueda de la verdad las comparte con Fernando Savater".