La poesía de la luz

Imprimir
Visto: 598

Fuente: http://www.cubadebate.cu/

La noche se viste de colores. La oscuridad se disfraza de luz. Entre naranja, amarillo y azul la cotidianidad se esconde. Nada es lo que parece. Un balcón puede tener forma de corazones. Una ventana volverse un faro. El arcoíris esconderse tras una mole de concreto.

La oscuridad deja de ser triste, cuando un mago devenido en artista transforma lo que vemos, cuando se despoja de lo trivial y atrapa con su lente la impronta de ese otro mundo que, como dijera Antoine de Saint-Exupéry, es invisible a los ojos.

 

Dibujar la luz, aplicar colores sobre las estructuras que el tiempo parece olvidar pero no olvida, es en ocasiones una forma de hacer poemas. La poesía no es solo palabras. La poesía también es luz.