Entrevista con Mills Fox Edgerton: "Mucha gente piensa que la poesía debe ser bella. Incluso lo trágico puede ser bello." - Estados Unidos

Fuente: http://www.soypoeta.com/noticias/entrevista-con-mills-fox-edgerton-mucha-gente-piensa-que-la-poesia-debe-ser-bella-incluso-lo-tragico-puede-ser-bello

Con motivo de la publicación del poemario "Fieras y víboras" (Editorial Cuadernos del Laberinto), entrevisamos al poeta estadounidense Mills Fox Edgerton (Estados Unidos, 1931).

Gran amigo de Gloria Fuertes, afirma que "Mi poesía no influyó en la de Gloria. No soy consciente de ninguna influencia de la suya en la mía.". Y dice que "Mucha gente piensa que la poesía debe ser bella. Incluso lo trágico puede ser bello. Yo creo que la poesía debe abarcar todo lo humano."

Esta entrevista nos acerca al poeta estadounidense en temas como su relación con España, Gloria Fuertes, su nueva publicación o uno de los temas más pulidos por el autor como es el dolor que el ser humano puede llegar a causar.

Es usted un gran hispanista que lleva más de 50 años visitando España y estudiando nuestra lengua. Es un conocedor perfecto del castellano a pesar de ser yanqui. ¿Qué es lo que le fascina de España? ¿Qué tiene el castellano que no tenga el inglés?

Para mí lo mejor de España es el calor humano. El castellano es un maravilloso instrumento de expresión literaria. En términos más precisos, la estructura de la mayoría de las palabras es transparente, la sintaxis ofrece muchas maneras de matizar la importancia relativa de los elementos que integran la oración, el verbo permite expresar matices que el escritor puede aprovechar al escribir narrativa o poesía.

Fue gran amigo de Gloria Fuertes, ¿Siente que su poesía está cercana a la de ella, se influyeron mutuamente? Cuéntenos alguna anécdota que viviera junto a esta gran reina de la poesía.

Yo creo que la poesía de Gloria y la mía tienen en común un aspecto fundamental: nuestros poemas son accesibles, no hay que luchar por entenderlos.

Mi poesía no influyó en la de Gloria. No soy consciente de ninguna influencia de la suya en la mía.

En los primeros años 60 del pasado siglo Gloria pasó un año lectivo en mi universidad en calidad de ayudante de español y de encargada de la Casa Española, antigua residencia unifamiliar transformada en residencia para chicas que hicieran la carrera de español. A las alumnas les encantaba ir al cine con Gloria, que sabía muy poco inglés. Al regreso, se sentaban en el salón y Gloria les contaba la historia de la película tal como ella la entendía. Pocas veces coincidía lo que contaba Gloria con lo que las chicas habían entendido.

Acaba de publicar el poemario FIERAS Y VÍBORAS (editorial Cuadernos del Laberinto), en donde poetiza sobre la ira, el mal y la venganza. ¿Ha sido complicado hacer poesía con un material tan alejado, de entrada, de la lírica?

Mucha gente piensa que la poesía debe ser bella. Incluso lo trágico puede ser bello. Yo creo que la poesía debe abarcar todo lo humano. Para mí, la maldad humana no es un aspecto excepcional de lo humano sino que es uno de sus componentes fundamentales. Tengo 83 años. Mi experiencia me ha conducido a adoptar la perspectiva que ahora es la mía: el ser humano no nace bueno, el buen salvaje no existe. Y no, no ha sido difícil escribir poemas enfocados sobre esta temática. No se corresponde inevitablemente una forma fea con un fondo feo.

Sus últimos libros se centran en el tema del dolor que el ser humano puede llegar a causar ¿A qué es debido este estudio sobre el mal?

A algunas personas privilegiadas les toca una vida feliz. En la mía han sido raros los momentos de auténtica felicidad. Además, a lo largo de los últimos decenios he venido siendo cada vez más consciente de los horrores infligidos en el siglo XX por seres humanos a sus hermanos: los muchos millones de muertos de la Primera Guerra Mundial, del estalinismo, de la Segunda Guerra Mundial – y muy especialmente del Holocausto, de la revolución cultural en China... A todo ello hay que agregar la indiferencia de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta al sufrimiento atroz de tantos refugiados y de tantos africanos subsaharianos, por poner dos ejemplos especialmente horrorosos.

Aparte del castellano, es usted un políglota, un gran estudioso del lenguaje humano. Actualmente lleva varios años aprendiendo chino mandarín ¿Por qué le atrajo este gran reto? ¿Le interesa la poesía china?

Efectivamente llevo varios años aprendiendo chino. Cuando era joven – tendría unos 25 años – me enamoré de la caligrafía china, luego, más adelante, de la pintura y de la porcelana chinas también. Estaba jubilado desde hacía unos 10 años cuando pensé que podía intentar aprender chino. Llevo ahora más de dos años dando clases por Skype con profesoras de una escuela china especializada en la enseñanza del chino a extranjeros. Cuando empecé, tenía más de 70 años. Eso hace que el aprendizaje de un idioma sea más difícil. Aun así sigo adelante porque es una bellísima aventura. En cuanto a la poesía China, el corpus, como todo lo chino, es enorme: los chinos llevan dos milenios cultivando la poesía. A juzgar por los poemas que he leído en una traducción muy cuidada al francés, la poesía china y la mía son semejantes. Aliento a los lectores a que se familiaricen con el inmenso tesoro que es la poesía china.

¿Qué importancia tiene la poesía en los EEUU actuales?

Como lamentablemente sólo hay 24 horas en el día he leído poca poesía norteamericana y conozco mal ese aspecto de la vida cultural del país.

¿Qué lecturas consideras imprescindibles para recomendar a los lectores de Soypoeta.com?

En general, mi recomendación es la siguiente: sin descuidar la literatura de nuestra época, leer las obras clásicas, que han resistido al paso del tiempo precisamente por su gran calidad.