Benjamín León: "La poesía es una forma de estar en el mundo” - Chile

Fuente: http://diarioeldia.cl/articulo/entretencion/benjamin-leon-poesia-una-forma-estar-mundo%E2%80%9D

Profesor de Castellano y Filosofía (Universidad de La Serena), Benjamín León es por sobre cualquier otra caracterización un poeta, un artista que en los últimos años ha publicado cuatro libros y cuya obra ha recibido diversos premios, el más importante es el XXXIII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez (2013) con "Canciones para animales ciegos".

Ningún otro vate contemporáneo de la región de Coquimbo ha alcanzado este sitial.

-¿Cuál ha sido en síntesis el balance de tu experiencia de haber vivido varios años fuera de Chile?

"La experiencia de haber estado fuera de Chile durante los últimos 7 años -primero yendo y viniendo y después quedándome definitivamente en España-, ha sido esencial en mi forma de existir, pienso que la poesía es una forma de estar en el mundo. Me sirvió para estar en el mundo de una forma distinta, tanto en lo literario como en lo vital.

La tradición española es muy amplia y pude conocerla desde una perspectiva cotidiana.

Llegué allá y lo primero que hice fue recorrer la casa de los poetas que había leído, de aquellos autores que conocía a través de bibliotecas públicas... En casi todos los lugares que estuve pude hablar sobre Gabriela Mistral, sobre su pensamiento, así como de otros autores nacionales que son muy respetados afuera".

De este bagaje, de la experiencia que traes, ¿has pensando cómo compartirla acá en Chile, en nuestra región de Coquimbo?

"La experiencia es muy interesante y tiene muchas aristas. Desde el punto de vista creativo, toda la tradición española es rica y amplia en herramientas para la construcción literaria. Por otra parte, comprender el fondo de los autores más significativos, permite acercarse a la poesía de éstos de otra manera, y desde ahí construir una poesía distinta, teniendo presente los recursos, las figuras, la visión poética española, desde antes de San Juan de la Cruz hasta los últimos grandes autores. Fui aprendiendo de ellos, estuve bebiendo de sus fuentes, y esto es importante transmitirlo a los poetas de la región, no solo los nombres de autores y sus obras, sino aquello que hace que esas obras sean inmortales. Lo que he aprendido en el trato con poetas que han estudiado a otros, como es el caso de Gamoneda, es algo que puedo aportar acá.

En lo vivencial, España en estos momentos vive una crisis muy fuerte –algo que pasa y puede pasar en Chile-, no me refiero solo a lo económico sino a algo que engloba todo y tiene que ver con la carencia de referentes éticos. En tiempos de Juan Ramón Jiménez, él era un poeta para el pueblo, como lo era Gabriela Mistral. Recordemos: "Lo que el alma hace por su cuerpo es lo que el artista hace por su pueblo". JRJ quería dar a su pueblo, Andalucía, un andaluz universal. Él era un referente ético, no lo eran figuras deportivas o figuras políticas, ni becerros de barro de la cultura extra literaria. Eran poetas comprometidos de verdad con la palabra y con el pensamiento poético, generaban un pensamiento que permitía cambiar a la sociedad. Esto es algo que nosotros debemos buscar. Nuestra región ha tenido poetas grandes, tiene muchos poetas y tenemos que adentrarnos en esto, en buscar una conversación literaria con pensamiento crítico que permita mejorar nuestra propia palabra poética y la sociedad.

¿Has pensado en alguna forma concreta para transmitir esta experiencia, algún taller o algo similar?

"En España lo que más valoré y agradecí a quienes me lo enseñaron tiene que ver con lo que decía Jorge Tellier, que "la poesía es un pan fresco" y yo digo que es un pan que se comparte, es la horizontalidad, funcionar como colectivo. Los poetas no deben pisar al que está al lado para ser mejor poeta. No hay un mejor poeta, se es poeta y se escribe lo que el corazón dicta, nada más. Conocí colectivos de poetas donde no hay competencia o rivalidad, sino una construcción conjunta, no hay un presidente o un secretario sino un grupo que trabaja, que va generando cosas, siempre incluyendo y participando.

Por supuesto, los talleres poéticos son esenciales, pienso hacer un taller a corto plazo. Si la poesía es diálogo, un taller de poesía es imprescindible porque genera el espacio para conversar, compartir, para debatir y aprender. Nadie es maestro sobre otro, somos todos aprendices, los maestros están en las obras completas de nuestras bibliotecas y de ellos hay que ir buscando y sacando fórmulas, métodos, la profundidad. Ese "no sé qué que queda balbuciendo" de San Juan de la Cruz".

¿Cuáles son tus planes personales en este regreso a Chile? ¿Qué te gustaría hacer? ¿Qué esperas realizar: publicar, talleres, qué otras actividades?

"Veo que en la región hay una gran "huerfanìa" de autores que tienen talento, ganas y un espíritu de verdad poético, siento que hay una gran dispersión y pienso que hay que unir para construir. No sé cuánto tiempo voy a estar acá y la verdad es que me gustaría conocer otras tierras, tengo muchas invitaciones a países de Sudamérica, a algunas universidades para hacer algunos trabajos y me tienta esa idea de trabajar desde afuera. Pero también me gustaría hacer talleres con escritores de acá, de Coquimbo y La Serena, y principalmente con aquellos que están en el interior haciendo un trabajo guiado por el amor y por la intuición. Me gustaría poder entregarles algunas de las herramientas técnicas para que profundicen y las puedan utilizar en sus obras.

-En los últimos años se han publicado libros con antologías o selecciones de textos de escritores de diversas comunas de la región y en cualquier parte, si se busca, se encuentran poetas o gente interesada en leer y en escribir...

"Es lo que decía al comienzo, la poesía es una forma de existir en el mundo, no es sólo escribir mejores versos. Los versos pueden ser reflejo de un aprendizaje técnico, como en la narrativa. Hay poetas en todas partes, personas que tienen esa mirada poética, pero quizás les faltan los recursos estilísticos, las herramientas técnicas para poder hacer de esa mirada una obra literaria que perdure. Por eso es necesario hacer talleres en los pueblos más lejanos de nuestra región: Illapel, Salamanca, Punitaqui, La Higuera y otros muchos lugares; es deber de quienes tienen el poder político aportar los recursos necesarios para talleres donde se pueda leer y analizar textos, compartir herramientas, mostrar lo que hay detrás del poema y lo que hace que éste sea un poema. Eso lo tiene que enseñar un especialista: un poeta, un profesor curricularmente preparado, alguien que ha estudiado la materia".

Háblanos un poco de tus libros, ¿como está la producción libresca? Te conocí en 2009 y no tenías libros, ahora te reencuentro con una producción relevante.

"Podría tener más libros pero siento cierto pudor con la publicación. Yo no había publicado antes de irme de Chile, salvo en algunas obras recopilatorias. Pero en España tuve que publicar porque me premiaron algunos libros. Ahora tengo varios libros inéditos, algunos de ellos que han sido finalistas en concursos muy importantes y que estoy repasando constantemente porque creo firmemente que para un escritor lo vital es aprender a borrar, no a escribir, porque saber cuándo y dónde borrar es lo que más cuesta.

Con "Canciones para animales ciegos" se me han abierto muchas puertas porque fue publicado por una editorial con un excelente sistema de distribución y difusión, por lo que el libro estuvo y está en toda España, en las librerías más importantes. Pretendo publicar un libro acá en Chile, es un libro que ha sido fruto, principalmente, de mi experiencia pedagógica, que es mínima y que espero acrecentar ahora, y con el cual recibí la Beca de Creación Literaria que entrega el Consejo de la Cultura y las Artes el presente año. Por otra parte, estoy viviendo la experiencia pedagógica ya que considero que es un deber moral para un escritor profesor, y tenía esa deuda pendiente.

¿Hay vocación por la docencia, entonces?

Sí, hay vocación, y espero estar a la altura de mis alumnos. En mi área que es Castellano y Filosofía o Lengua o Literatura, es muy motivante porque trabajo desde la experiencia propia de la creación y desde el bagaje que me ha entregado la poesía. Me resulta muy interesante la experiencia pedagógica y tengo muchas ganas de llevarla a cabo".
POR GABRIEL CANIHUANTE