Para Conocerla Mejor: Lilia De la Fuente Ruiz - México

Fuente. http://laprensademonclova.com/portal/2015/12/31/para-conocerla-mejor-lilia-de-la-fuente-ruiz/

Empresaria, escritora, compositora y miembro activa de la política, Lilia de la Fuente Ruiz se ha convertido en un icono en la ciudad, reconocida por su trayectoria en cada uno de estos aspectos, en los cuales ha logrado dejar una huella, por su tenacidad y su empeño porque Monclova sea reconocida a nivel nacional.

Lilia de la Fuente puede decir que fue una de las mujeres que trazó el camino para que las mujeres participen tanto en la política como en el sector empresarial, al ser una de las pioneras en la ciudad con excelentes resultados.
Entrevistada en su domicilio en donde mantiene vivo el recuerdo de sus padres, Lilia nos dio una entrevista para conocer un poco más de su vida, su trayectoria, su espíritu que hasta hoy en día la mantiene en lucha.

Sus orígenes
Originaria del municipio de San Juan de Sabinas, Lilia de la Fuente Ruíz nació el 01 de enero del 1940, siendo la mayor de las hijas del matrimonio conformado por Ernesto de la Fuente Jiménez, maestro, y María del Pilar Ruíz Gutiérrez, maestra de arte y cultura, de quien aprendió el amor por la escritura y la poesía.
Cuando tenía escaso un año cumplido, la familia Sánchez Ruíz se traslada a Monclova al cambiar a su padre a esta ciudad con la intensión de que funde la primera secundaria que sería la Secundaria número 1, que posteriormente sería la secundaria número 24 y que actualmente es la escuela Juan Gil González.
Como anécdota señaló que en ese tiempo (1942) no era común que las mujeres fueran a la secundaria, por lo que su padre se dio a la tarea a visitar los domicilios para tratar de convencer a los papás de que permitieran que las niñas estudiaran, enfrentándose a las costumbres que se tenían anteriormente.
“Hubo una ocasión que mi papá llegó a una casa y toca la puerta y sale el papá de una niña y le dice “su hija nada más terminó la primaria, porque no la deja que continúe la secundaria” y el señor le respondió “las mujeres nada más son para la cocina” y él le dijo “las mujeres de hoy en adelante tienen que defenderse en un futuro”, la labor de mi padre fue tocar puertas para convencer a los padres de familia que dejaran a las mujeres tomar clases”.
Lilia de la Fuente curso sus estudios en esta ciudad, y a la edad de 16 años se casó con Melchor Sánchez Dovalina, con quien procreó a sus 4 hijos, Irasema, Martha, Melchor y Liliana, y concluyó su educación preparatoria ya casada en la preparatoria Justo Sierra que también inició su padre.

Empieza faceta de empresaria.
Lilia de la Fuente empezó a participar en las actividades de Sánchez Dovalina y en el año de 1966 fundaron la primera estación de radio en la banda de frecuencia modulada (FM) que fue la primera estación en su género en el estado de Coahuila, que durante los primeros años se identificó por la programación de música clásica, instrumental con grandes orquestas, boleros y tríos de la época.
Comentó que durante esos años se hizo cargo de la radio tanto como directora y gerente, convirtiéndose en una mujer empresaria al igual que muchas otras mujeres que durante esa época se abrían paso en el comercio, convirtiéndose en un grupo de mujeres exitosas como Chelito Valdez de Santiago Valdez, Ana Victoria que manejaba la Singer, la señora Francisca Castellano de la mueblería Castellano, las Álvarez García y las Heredia con las mueblerías.
“Yo las invitaba a todas para empezar a publicitar sus negocios en las radios, haciéndole los jingles (anuncios) para radio”.
Señaló que después de la radio comenzó con la inquietud por producir sus propios discos y generar una marca, por lo que tuvo que emigrar a la Ciudad de México en donde inició esta industria en 1970 y se mantuvo hasta 1982, con la llegada de los cartuchos y cassets que acabaron con la industria del vinilo.
Mencionó que fue el mismo Luis Echeverria quien permitió el ingreso de las máquinas para producir los discos a México y fue una de las pocas mujeres que participaron dentro de esta industria.

¿Cómo fue su participación en la política?
Yo me inicie con un programa que se llamaba La Voz de la Mujer y lo transmitía por la WQ porque todavía no existía la radio que hablamos de la Súper FM, era un programa en el que iba a las colonias invitaba a mujeres e íbamos y dábamos clases y pláticas, pero yo ahí no representaba a ningún partido, yo no sabía que era hacer política, yo estaba impuesta a hacer labor social que es muy diferente.
Un día me dijeron, el programa que usted tiene es muy interesante y vamos a hacerlo por medio de un partido, a mí me daba igual, con hacer mi programa no me importaba quien me apoyara, pero el PRI estaba muy interesado, un partido que nación de la revolución de la inspiración de la gente, del pueblo, yo fascinada de que me hubieran puesto atención en ese sentido, para eso yo tendría a lo mucho 28 años.
Entonces en 1970 fui nombrada como Directora Femenil del PRI, mi título lo firmó José Dimas Galindo Villarreal que era el presidente del PRI en Monclova en esa fecha y me tocó formar parte de la campaña de Luis Echeverría para presidente, yo ya había trabajado en la campaña de Braulio Fernández Aguirre para Gobernador.
Cuando le hicimos campaña Luis Echeverría yo era directora femenil del PRI y lo que a mí me tocaba era organizar a las mujeres para que fueran y dije “no quiero a la mujer como borregos parados en la plaza y que los hombres atrás presionándonos y presionándonos, quiero que estén en las tribunas y que estén hablando, para que cuando pasen el licenciado Luis Echeverría escuche las propuestas de la mujer” y la mujer se hizo sentir en esas dos cuadras.

Ha sido dos veces candidata.
Me salí del PRI junto con un grupo de personas como Cuauhtémoc Cardenas, Porfirio Muñoz Ledo, Andrés Manuel López Obrador, Rosario Roble, mujeres y hombres que se retiran para hacer un partido, no se logra el registro y fui candidata de una coalición de partidos PPS PDM.
Fui candidata a Senadora con Cuauhtémoc Cárdena e hice una campaña muy bonita, en este proceso en donde atendió un caso de los ejidatarios de la región laguna que estaban teniendo problemas de salud por problemas en el agua, ahí empecé a sentir que era muy hermoso ser político si llevas en el corazón la lucha de ayudar a la gente.
Yo les enseñe a mis hijos cuando hagan algo por el pueblo lo hagan sin ningún interés de que les den, les quiten, o les pongan, cuando uno se entrega, se entrega con el alma a favor de la gente, de la raza, que es la única que ha sufrido las consecuencias de los malos gobiernos.

También fue candidata para alcaldesa.
Sí, fui candidata a la alcaldía en 1988, en aquel entonces mi gran amigo Franco Coronado era el candidato del PRI, maravilloso, mis respetos, nos encontramos una vez en una calle del oriente (en campaña), en la que teníamos que pasar porque había mucha gente, fue tan caballero, jamás voy a olvidar a “Nino” Franco, me dijo “doña Lilia pase usted”, en lugar de decir, “aquí nomas mis chicharrones” como lo hacen otros políticos, ahí note que el partido había cambiado y que tenía grandes elementos y que era posible regresar algún día a hacer mi labor dentro del partido.

¿Qué le ha dejado su paso por la política?
Me ha dejado muchas satisfacciones, el estar cerca del pueblo, vivir con ellos, no he tenido “huesos”, nadie me ha llenado la bolsa para seguir con mi vida, todo lo he gastado en pro de la comunidad, de la gente.
Siento un gran amor por raza, porque mis padres son de aquí, de aquí soy yo y de aquí van a seguir mis hijos, nietos y bisnietos, hasta la cuarta y quinta generación cuando desaparezca mi nombre por cosas de la vida.

¿Sobre su gusto por la escritura y la poesía, desde cuando nació?
Desde niña, gané mi primer concurso con la poesía La Alcancía, cuando yo tenía 12 años, hago mi poema, “tengo la alcancía que me regaló la abuela, le hecho moneditas para ir a comprar el 10 de mayo el regalo a mi madre, resulta que era muy poquito”, terminó con, “mamá como es tan buena, mucho le ha de gustar, un ramillete de flores y una tarjeta postal”.
A la edad de 14 años gane un concurso interno de oratoria que se realizó en la secundaria número 24 y voy metiéndome poco a poco con mis cantos como son Madre Soltera que canta Jenny Rivera, Luciana en la película con Jaime Moreno, Mario Almada, Gloriela y yo y me otorgaron las Palmas de Oro, en 1978 por la película que lleva el nombre de esta canción.
También han cantado mis canciones Rosenda Bernal (La Solterona), Los Tucanes de Tijuana (Sé que no eres libre), Rubén Rodríguez (El Remolino), Hortensia Alvarado (Es Preferible la verdad), el internacional panameño El Rey de la Salsa Beny Galan (Vete Angustia), entre otros.
He compuesto a lo largo de los años más de 150 canciones de las cuales se han grabado como 70 y he escrito alrededor de 400 poemas, algunos inéditos y a mis escasos 76 años me siento muy orgullosa, con una mentalidad despierta, muy avispada, no fumo, no tomo no hago nada malo y me siento muy bien.

Ha tratado de fomentar la cultura a través de nuevos valores.
Siempre hay muchos valores en todas partes, pero creo que el semillero que siempre he encontrado y me llena de emoción está en Monclova, de aquí salió “Tenchita” Alvarado cuando era niña, aquí Rogelio Prado y la “Jesusita”, aquí Enrique Javier, Norma Falcón, Viridiana, Maricruz, Julio Cesar Ibarra “el niño de oro”, los Rivales del Norte, muchos que ponen en alto el nombre de la ciudad.

¿Va a continuar con estas actividades, escribir, componer?
Hasta que me muera y me falle la mente que todavía no me falla (risas).

¿Cuáles considera que son sus principales logros?
Afortunadamente me encontré muchas mujeres en el medio del comercio, todo un orgullo ser monclovense y ser de las mujeres que abren la brecha para que continúen las mujeres que ahorita están al frente de la política, y espero que no me defrauden, que no entren a la corrupción, que no entren a la podredumbre, que sean transparentes que trabajen con dignidad porque todas son preparadas.