Manuel Francisco Reina: «La venganza es un tema tabú en la literatura»

Fuente: https://www.abc.es/cultura/libros/manuel-francisco-reina-venganza-tema-tabu-literatura-20221119193412-nt.html El poeta presenta 'Servido en frío', el libro con el que ganó el premio Gil de Biedma. ¿Lo recuerdan? Es de Vallejo: «Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!» Tal vez ese sea uno de los motores de la literatura, la herida, el traumatismo, la cicatrización: el dolor, al cabo. A Manuel Francisco Reina (Jerez de la Frontera, 1974) un desengaño sentimental lo empujó a escribir un libro, 'El fiel de la balanza', en el que daba cuenta también de un desengaño con el mundo (qué fácil es pasar del corazón a la existencia). Sin embargo, el tiempo no lo llevó al olvido, sino a otro libro, 'Servido en frío', nacido del mismo golpe y con el que el escritor ha ganado el último premio de Poesía Jaime Gil de Biedma. El título, claro, nos remite a Choderlos de Laclos. «Es que la venganza es un plato que se sirve en frío... La venganza es un tema tabú en la literatura, salvo excepciones. Literariamente era políticamente incorrecto hablar de la venganza. Y es una pulsión profundamente humana, visceral, que además tiene que ver con la intelectualización del mal, con la planificación del mal. Pero no prestigiaba escribir sobre ella. Por eso yo reflexiono sobre eso, es lo que me interesa: cómo las almas más puras, cuando han sido lastimadas, son capaces de transformarse en monstruos que planifican el mal», cuenta Reina al otro lado del teléfono. Aunque el motor del libro, dice, es otra idea, una que rescató del Talmud, donde se asegura que quien salva una vida salva el mundo. «De igual modo, quien lastima una vida también está lastimando el mundo. Está hiriéndolo. El mal que hacemos, incluso el pequeño mal cotidiano, está hiriendo el tejido moral, el tejido de lo que somos como especie», desgrana. Y subraya otra de las líneas centrales del poemario. «Tiene que ver con una frase que repetía mucho mi maestro Rafael Alberti, pero que era de José Bergamín: «el tiempo pone las cosas en su lugar, aunque no sea el mismo lugar en el que estaban». El libro toma conciencia de eso. De que el tiempo es el gran juez y el gran verdugo de todo». Reina, insiste él, es un poeta que no sigue modas, por eso se agarra a Santa Teresa o Marco Aurelio o Emily Brontë con la misma seguridad. «Soy fiel a los maestros, pero no a la moda poética. En este país existe desde hace demasiadas décadas una casta de poder en la cultura que es bastante nociva para la evolución de la literatura en este país. En lugar de acompañar a los jóvenes poetas, como hicieron los maestros del 98 y del 27, o después en la posguerra, los han manipulado. Es una cosa que ha sucedido en democracia. Y es un tema que está pululando en el ambiente literario. Yo creo que es importante que se empiece a decir, porque si hay un territorio que debería ser libre es el de la poesía». BRUNO PARDO