Una pamplonesa de 19 años, de apuntar sueños a escribir poesía

Fuente: https://www.diariodenavarra.es/noticias/cultura-ocio/cultura/2021/08/02/pamplonesa-19-anos-apuntar-suenos-escribir-poesia-496043-1034.html La pamplonesa Amaia Irigoyen Lassa (19 años) ha publicado su segundo libro, ‘Verdades del alma’, en el que habla de los defectos y virtudes del ser humano y la sociedad. Además, habla sin tapujos sobre los comportamientos del ser humano. Amaia Irigoyen Lassa (Pamplona, 2002) escribe desde que tiene “uso de razón”, asegura. Primero empezó con diarios, y todavía guarda los que escribió cuando era pequeña. Además, apuntaba los sueños que tenía mientras dormía y los “convertía en cuentos”. A sus 19 años, la pamplonesa ya ha publicado dos libros; Mis más sinceras disculpas y Verdades del alma. Se define a ella misma como “un poco Rousseau, que ve la bondad en la gente antes que la maldad”. Aunque matiza que cada vez lo piensa “menos”. En Verdades del alma, su publicación más reciente, destapa a través de sus versos lo que ella considera como las virtudes del alma, del ser humano y de la sociedad actual. LO MEJOR Y LO PEOR “Las virtudes que veo es que cada vez las personas se van mentalizando más de que todo el mundo es igual, y no existen en mi opinión tantas diferenciaciones en asuntos sexuales o raciales”, explica la autora. Habla de una sociedad que cada día elimina “un poco más el egocentrismo y narcisismo”. Pero por el contrario, una de las cosas que empeoran en la sociedad para Amaia Irigoyen es que “ya no existen los puntos medios, o todo es blanco o todo es negro”. También indica que la sociedad actual tiene “piel de mariposa, todo se toma como una ofensa y no se concibe que puedas dar tu opinión simplemente por darla, es una de las peores cosas que tenemos”, determina la autora pamplonesa. Los poemas que incluye en Verdades del alma son situaciones que le han “tocado de cerca y otras que no”, pero las ha visto por “redes sociales y películas, sobre todo en Estados Unidos”, afirma. Su primer libro, Mis más sinceras disculpas, es una historia de “amor y desamor” que vivió y expresa “esa montaña rusa que todos hemos tenido con este tipo de relaciones”. Cada capítulo habla de un tema e intercala el amor y desamor. Los poemas están escritos mientras Amaia Irigoyen vivía esa historia y decidió incluir un capítulo intermedio en el que adelanta las cuestiones que luego recoge en Verdades del alma. “Hablo de cosas más reivindicativas, para dar a entender que aunque estuviera ocurriendo esa historia de amor y desamor, yo no estaba centrada en eso. Resulta enfermizo que lo único que tengas en tu vida sea un amor romántico. Hay muchas cosas que te conforman”, relata la autora. El libro termina con “el amor propio, dando a entender que aunque el amor romántico tenga importancia, el más importante será el amor propio porque sin él, nada va a funcionar”, concluye. ALBA CIDONCHA SÁDABA ​