1973: Muere José Gorostiza, figura de la poesía moderna mexicana

Fuente:http://www.elem.mx/autor/datos/1309#:~:text=Jos%C3%A9%20Gorostiza%20Alcal%C3%A1%20naci%C3%B3%20el,Elvira%20Alcal%C3%A1%2C%20oriunda%20de%20Campeche. José Gorostiza Alcalá nació el 10 de noviembre de 1901 en San Juan Bautista, Tabasco, hoy Villahermosa, y murió el 17 de marzo de 1973 en la Ciudad de México. Sus padres fueron Celestino Gorostiza Escauriza, vizcaíno, y Elvira Alcalá, oriunda de Campeche. La poesía mexicana alcanza con José Gorostiza (1901-1973) su momento de mayor incandescencia. Es costumbre de la crítica comparar Muerte sin fin, su obra más dilatada, con los poemas más grandes de nuestro idioma, y aun con los mayores de la lírica moderna. Con ellos comparte la índole del genio y también con ellos es a su manera imagen del fracaso. De enérgica presencia en la poesía mexicana posterior, Gorostiza sufre la misma suerte de un poeta con el que guarda varias similitudes: Luis de Góngora y Argote. Al igual que el poeta cordobés, Gorostiza fue el mayor creador verbal de su patria en su tiempo y como él recibe un acercamiento ambivalente hoy en día: Gorostiza y Góngora son poco divulgados actualmente en su respectivo pueblo y a raíz de la exigencia de parte de su poesía –las Canciones para cantar en las barcas refutan esta idea–, suelen ser visitados por un grupo reducido de lectores que reconocen en ellos la música, la inteligencia y la perfección. Del ejercicio intelectual de Gorostiza podemos destacar tres zonas. Las primeras dos atañen a la literatura: la poética y la crítica. Ambas se nutren entre sí y no es raro que, en la misma línea de Oscar Wilde, su crítica llegue, por ingenio y agudeza, a ser creación. La tercera interesa a la historia de los intelectuales y se aparta de las anteriores; se trata del trabajo burocrático y diplomático que durante varias décadas lo condujo a actuar en las instituciones de cultura y en la política mediante el empleo de la palabra. Hay consenso en ubicarlo como el núcleo de nuestra poesía moderna y en hablar de Muerte sin fin como su punto más alto. Rodrigo García Bonillas