Sylvia Plath en sus propias palabras

Fuente: https://elpais.com/babelia/2020-11-20/silvia-plath-en-sus-propias-palabras.html La publicación en cinco volúmenes de las cartas, muchas inéditas, de la poeta permite asomarse sin intermediarios a una de las vidas (y muertes) más estudiadas de las letras del siglo XX Pocos escritores han visto estudiada su vida (y su muerte) con las lentes de aumento que Sylvia ­Plath lleva concitando desde aquella fría madrugada del 11 de febrero de 1963 en que decidió meter la cabeza en el horno. La veda se abrió muy pronto, con una necrológica del crítico Al Alvarez en The Observer que aludía al “genio peculiar” de una poeta “poseída”, poniendo la primera piedra de un mito que en apenas dos años se volvió ingobernable. La publicación de Ariel en 1965 fue un estallido cuyo eco nos sigue llegando amplificado por multitud de biografías, estudios críticos y guías de lectura que hacen difíciles equilibrios entre la vida y la obra. Es agotador servir a dos amos a la vez. Ese es justamente el tema de La mujer en silencio, de Janet Malcolm, uno de los libros más lúcidos que ha generado el mito de Plath y que estudia con piedad cómplice las distorsiones que la fama mediática —y más en una cultura tan ofuscada por la celebridad como la estadounidense— introduce en la recepción de la obra y el modo en que nosotros, los lectores, percibimos a sus protagonistas. Así que bienvenida sea la oportunidad de volver a la fuente, las palabras mismas de Sylvia Plath. Después de la publicación de sus Diarios completos (Alba) en 2016, nos llega de la mano de Tres Hermanas el primero de los cinco volúmenes en que verán la luz sus cartas. La edición reproduce fielmente la edición inglesa, cuidada por Peter K. Steinberg y Karen V. Kukil (que fue también la editora literaria de los diarios), pero convierte los dos volúmenes originales en cinco, de modo que este primer tomo no llega a 1956, como su homólogo inglés, sino a finales de 1951, cuando Plath es una brillante joven de 19 años que cursa su segundo curso universitario en Smith College. Estamos, pues, ante un relato en primera persona de la infancia y adolescencia de la autora. Un relato discontinuo y parcial que conviene cotejar con los diarios que empezó a escribir en enero de 1944, con apenas 11 años; pero también un relato sesgado, pues las cartas son la versión que da de sí misma a los demás: una imagen bien delineada que se amolda a las expectativas ajenas, en especial las de su madre, y que es tanto ficción tranquilizadora como su modo, largamente perfeccionado, de obtener afecto y recompensa. La joven da una imagen bien delineada que se amolda a las expectativas ajenas, en especial las de su madre Conocemos el estilo epistolar de Plath gracias a Cartas a mi madre (Letters Home. 1950-1963), el volumen con que Aurelia Schober quiso corregir el retrato feroz que su hija había dado de su relación en La campana de cristal y en poemas como Medusa. El tiro le salió por la culata: algo ingenuamente, Aurelia no se dio cuenta de que las cartas, que para colmo se ofrecían expurgadas, no hacían sino confirmar el carácter asfixiante y hasta enfermizo de un vínculo que preludia y explica en parte la “intensidad claustrofóbica”, según los propios implicados, de la relación con Ted Hughes. La muerte del padre, Otto Plath, en noviembre de 1940 arrojó a la familia a una precariedad económica que Aurelia suplió con una mezcla de trabajo duro, buena economía familiar y una exhibición de abnegado sacrificio que su hija, observadora atenta y hambrienta de cariño, percibió casi por ósmosis. Autorretrato de Sylvia Plath sosteniendo una flor al lado de su tía Dorothy, en una carta a su madre, Aurelia Schober Plath, el 20 de febrero de 1940. El grueso de este volumen sigue la tónica de aquel viejo Letters Home y está conformado por las innumerables cartas y postales (a veces a un ritmo de dos o tres al día) que Plath dirigió a su madre, bien desde la casa de sus abuelos, donde pasaba temporadas cada vez que Aurelia conseguía trabajo, bien desde los campamentos de verano a los que asistió entre 1943 y 1948. Son las cartas prolijas y expresivas de una niña muy inteligente con ganas de agradar y sobre todo de impresionar; cartas llenas de dibujos, miniadas, en las que su autora da rienda suelta a su talento visual y su afición al detalle llamativo. La inquietud por el dinero asoma enseguida en forma de listas de gastos y tablas contables, todo anotado con detalle: “He gastado alrededor de 45 céntimos en la lavandería, cerca de 20 céntimos en fruta, 1,50 en nesesidades y 20 céntimos en caprichos. 2,40 en total. No voy a necesitar gastar mucho más, solo en la lavandería y en fruta” (21 de julio de 1943). Por cierto, gran parte del mérito de que oigamos tan claramente a esta niña de 10 años es de la traductora, Ainize Salaberri, capaz de recrear con gracia el lenguaje infantil de Plath, sus errores de ortografía y léxicos, etcétera. Con los años esos errores se corrigen, pero no así su afán competitivo y su inseguridad, que van a la par. Esta veta perfeccionista le impide creerse sus propios logros, y una y otra vez la vemos poniéndolos entre paréntesis (que es, claro, una forma inconsciente de subrayarlos). El otro leitmotiv de estas cartas infantiles es la comida, de la que ­Plath ofrece informes exhaustivos. Al deber filial de alimentarse bien se le suma el placer mismo de comer, del que ofrece un testimonio que concurre con su gusto manifiesto por la vida, la naturaleza, las actividades al aire libre, todo lo que ponga a prueba su cuerpo y su capacidad de resistencia, que en ella es una forma de sensualidad. La lejanía garantiza la confidencialidad y hace que Plath pueda mostrar su flanco más vulnerable Particular interés tienen los poemas que intercala de vez en cuando y en los que la voz infantil de Plath augura muchos de los motivos “adultos” de Ariel, como si ese libro final (cumplidas las lecciones del oficio, arrumbado el saco de influencias que arrastraba desde el bachillerato) hubiera sido en parte un regreso a las raíces. El rigor descriptivo de Un atardecer de invierno, escrito nada menos que con 13 años, trasluce una inquietud amenazante que rima con el aire gótico de La luna y el tejo: “… La luna pende, un globo de luz iridiscente / en el cielo de una noche helada, / mientras que contra el brillo occidental uno ve / el esqueleto desnudo y oscuro de los árboles. // Las estrellas aparecen y una a una / escudriñan el mundo con mirada arrogante”. Así también estos versos, escritos seis meses después en el campamento de verano y en los que se oye un ritmo, un decir, que cualquier lector atento de Plath sabrá reconocer: “El lago es una criatura / callada pero salvaje. / Dura y pese a todo amable, / un hijo indómito…”. El tono algo petulante de algún pasaje (“No puedo permitir que Shakespeare se aleje demasiado de mí, ya sabes”, escribe en 1947) puede hacernos sonreír, pero no despistarnos sobre el alcance real de su talento. Con el tiempo, Plath amplía la nómina de corresponsales: Margot Loungway, con quien intercambia confidencias filatélicas y juega a ser mayor, o Hans-Joachim Neupert, joven alemán con el que establece amistad por correspondencia y que le permite explayarse sobre las sutilezas de la cultura popular americana. Las cartas a Neupert nos dan pistas sobre sus lecturas (con 16 años, ojo, ha leído a Robert Frost, Willa Cather, Eugene O’Neill y Sinclair Lewis, pero también Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell) y asimismo atisbos de sus inquietudes espirituales y sus dudas íntimas: así el relato del sentimiento oceánico que experimenta en el campamento de verano de 1948 (“creo que la grandeza de la naturaleza cura el espíritu”) o su temor, nada infundado, al cambio de vida que supone el ingreso en la universidad. 'Cartas de Sylvia Plath Vol. I (1940-1951)'. La lejanía garantiza la confidencialidad y hace que Plath pueda mostrar su flanco más vulnerable. Así ocurre en las cartas que escribe a Eddie Cohen poco antes de entrar en Smith College. Después de incontables rechazos, Plath logra publicar su cuento And Summer Will Not Come Again en la revista juvenil Seventeen, lo que provoca que Cohen le escriba un mensaje admirativo desde Chicago. Muchas de las cartas a Cohen fueron destruidas, pero las pocas que se conservan nos dejan ver la manera coqueta, casi teatral, con que la joven estudiante dosifica la información y muestra (a distancia) su mejor rostro. Pero Smith no tarda en sepultarla con sus exigencias académicas, lo que implica un recrudecimiento de la correspondencia con su madre. Como explican los editores, “de las 85 cartas reunidas que escribió durante el primer semestre en el Smith College, todas menos 2 son para su madre”. Sorprende la franqueza con que Plath le narra su vida cotidiana, la espiral de clases, deberes y actividad social, sus citas desganadas con alumnos de colleges vecinos (Smith era un centro exclusivamente femenino) y su ambición literaria, que se traduce en una contabilidad exacta de lo que escribe, ha escrito o espera publicar. Al final de este primer volumen seguimos en Smith, con una Plath recuperada del shock del primer curso, haciendo planes de futuro y escribiéndose con uno de sus pretendientes. La vida le sonríe y disfruta en primera línea del espectáculo de pirotecnia de los “felices cincuenta”, cuyos valores ha empezado a cuestionar en secreto. Todo está por hacer y, sin embargo, el mecanismo hace un ruido sospechoso allá dentro: “herrumbrosa ensoñación, las ruedas / de hojalata de los manidos tópicos sobre el tiempo, / el perfume, la política, los ideales fijos”. Continuará. ‘Cartas de Sylvia Plath. Vol. 1 (1940-1951)’. Edición de Peter K. Steinberg y Karen V. Kukil. Traducción de Ainize Salaberri. Tres Hermanas, 2020. 460 páginas. 26 euros. JORDI DOCE