Lupita Gómez, la voz de la poesía

Fuente: https://diariodechiapas.com/a-and-s/lupita-gomez-la-voz-de-la-poesia/124729 “Escondí mi tristeza, dispuse una sonrisa, para que nadie descubriera la pasión que despertaste en mí”. Pasión y Ausencia, ed. 2018.
Un dieciocho de junio al amparo del cerro Nambiyigua, en la ciudad de Villaflores nace Lupita Gómez, fue quizá el arrullo del silencio que la envolvió en los primeros segundos de su vida y la fuerza que la envuelve todavía. 
Hija de don Roger Gómez Córdoba y doña Martha Jiménez Sesma, Lupita Gómez llega a Tuxtla Gutiérrez recién nacida, todavía el aroma de la milpa envolvía sus llantos y su dicha. 
En la capital chiapaneca comienza su educación primaria y como en cuarto años escribe sus primeros versos.
Cursa la carrera de Educación Primaria en la Normal del Estado y la licenciatura en el área de Español en la Normal Superior de Chiapas, lleva diplomados y termina una Maestría en Educación. 
La poeta fraylescana salta de repente a la literatura y comienza sus escritos en la poesía. Promueve la cultura, participa en eventos culturales y en 1998, aparece su primer libro titulado “Pasión y Ausencia”, que es aceptado con gran júbilo. 
De versos que vienen del alma, escribe: “No hay nada después del frio adiós, en las penumbras del tiempo tiemblan mis manos. Me cubro el rostro y lloro”. Cien Palabras, ed. 2017. 
Pertenece a la Institución Cultural Internacional América Madre, filial Tuxtla Gutiérrez, y a la Asociación de Escritores y Poetas Chiapanecos. 
Ha llevado talleres de creación literaria y actualmente colabora en el departamento de Servicios Culturales de la Secretaria de Educación. 
“Yo no sé por qué escribo, creo que es una manera autómata de mis manos plasmando lo que siente mi alma. Es una enfermedad incurable de mis manos y mis pensamientos, abrazados de mis sentimientos que tienden a plasmar. 
La cultura hay que mantenerla viva”, nos dice nuestra entrevistada, envuelta en la belleza de su voz. 
Su obra literaria se encuentra antologada en los libros nacionales: Al otro lado del sendero, Chiapa es su nombre, Regalo de Navidad, Poesía encadenada, Letras para Chiapas, Cien Palabras, Ocuilapa Barro y Madera, Dibujamos las estrellas, entre otras. 
En antologías internacionales aparece su obra en: Mil almas mil obras, A los niños de Siria, Mujeres Célebres. 
“Me es imposible ahuyentar esta soledad tan lacerante, quedaste dentro de mí como un océano que jamás ha de secarse…”. Dibujamos las estrellas, ed. 2017. 
Sabedora que la estatura se mide del cielo a la tierra, camina con seguridad en el sendero de la existencia, y le da aliento a quien lo necesita. Lupita Gómez le ha dado vida con su voz a diversos poetas, grabando sus poemas en discos; y en diversos eventos culturales, le ha dado sentido al sentimiento. 
“Mi estrategia es besarte el alma, tatuarte la espalda con mi palabras, acariciarte entre la aurora y la noche, formando sombras sin que me veas...”. Al otro lado del sendero, ed. 2017. 
Así, en el camino encontramos a la poeta que en los años que quedan se ve feliz escribiendo, leyendo y tomando una taza de café, todo depende del ser supremo que ama, admira y respeta, le pide ese deseo de seguir escribiendo, disfrutar de sus seres queridos y dándole vida a la vida. Jorge Éver González Domínguez