poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.347.185
Westphalen, Emilio Adolfo

Perú, (1911-2001)

recomendar
BIOGRAFÍA

Emilio Adolfo Westphalen Milano (*Lima, 15 de julio de 1911- † 17 de agosto de 2001). Poeta, ensayista y promotor cultural peruano. En 1933 a los 22 años de edad publica su primer libro "Las ínsulas extrañas", mismo que, junto con "Abolición de la muerte" le valen su prestigio como poeta.
Editó El uso de la palabra (1939) y fue director de "Las Moradas (1947-1949) y Amaru (1967-1971). Después de pasar varios años en Nueva York, como traductor de Naciones Unidasy posteriormente en Italia, dirigió la Revista Amaru de la Universidad Nacional de Ingeniería, una revista de apertura multidisciplinaria. Enseñó Historia del Arte Prehispánico en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En 1971 fue nombrado Agregado Cultural de Perú en Italia. Posteriormente ejerció este cargo en México y Portugal. En estos países es donde vuelve a presentar a sus lectores nuevos poemas.
Entre los poetas del Perú, Emilio Adolfo Westphalen es considerado unánimemente el más grande. La crítica literaria lo sitúa al lado de nuestros mejores creadores del siglo XX : César Vallejo, José María Eguren y Martín Adán. Este es un reconocimiento que excede los límites del país y se extiende al conjunto de quienes fuera de él conocen y opinan sobre nuestra literatura.
Fue, asimismo, un tenaz buscador de la excelencia artística que le valió el unánime reconocimiento de quienes trabajaron con él y de toda la comunidad literaria peruana. Tal es el caso de escritores y artistas como Mario Vargas Llosa, Fernando de Szyszlo, Jorge Eduardo Eielson y Julio Ramón Ribeyro, entre otros.
Estuvo casado con la pintora Judith Westphalen, 1922-1976 con la que tuvo dos hijas.
El prestigio de Emilio Adolfo Westphalen en el ámbito de la poesía se inició con dos poemarios : Las ínsulas extrañas (1933) y Abolición de la muerte (1935), dos parvos folletos con nueve poemas cada uno. Esos dieciocho poemas y ese par de títulos, que juntos sumaron apenas trescientos ejemplares, fueron suficientes para que la poesía de su autor se expandiera por casi todo el espacio culto de nuestra lengua y llegara a otros idiomas. Estos dos cuadernillos se consideran una de las fuentes de la renovación de nuestra poesía.

Pasaron décadas antes de que esos dos títulos volvieran a editarse. Y el propio poeta dejó, también por décadas, de publicar poemas. Sin embargo, al decir de Javier Sologuren, su silencio no fue un espacio muerto, vacío, sino tiempo de experiencia y gestación. De otro lado, su presencia en las antologías no solo mantuvo el interés por su poesía sino que fue extendiendo y consolidando un aprecio por ella que el paso del tiempo en vez de amenguar acrecentaba.

Solo en 1980 esos dos breves poemarios reaparecieron en un mismo volumen, acompañados de nuevos poemas, inéditos en su gran mayoría. El libro que reúne el conjunto de su obra poética fue titulado Otra imagen deleznable. Roto el largo silencio del poeta, después de esta edición, hecha en México por el Fondo de Cultura Económica, aparecieron otras del conjunto de su poesía, editadas en Madrid y en Lima.

A partir de 1981 publica diversos opúsculos en Lisboa, Lima y México. La acogida a su obra poética reunida podría calificarse de consagratoria si esas ediciones no hubieran sido promovidas por una consagración que las precedía, hecho no por real menos misterioso, dada la dificultad de acceder a los textos poéticos de Emilio Adolfo Westphalen. De esos textos ha afirmado Javier Sologuren en su discurso de incorporación a la Academia Peruana de la Lengua, que "trazan el círculo tal vez más insólito y resplandeciente de la poesía peruana contemporánea, el círculo más intensamente rotado de silencio.

Sin duda el interés internacional por el poeta se sostuvo también por la dos memorables revistas que fundó y dirigió : Las Moradas y Amaru. La primera, que alcanzó siete números entre 1947 y 1949, cumplió un papel de la mayor importancia en la modernización de la cultura literaria y artística de nuestro medio. La segunda, que logró catorce números entre 1967 y 1971, jugó un papel destacado en un momento de gran esplendor de la literatura latinoamericana, con el que supo entonar perfectamente. Antes de la aparición de estas revistas fundó y dirigió en 1939 El uso de la palabra y posteriormente entre 1964 y 1966 dirigió La Revista Peruana de Cultura.

Los ensayos y artículos publicados por Emilio Adolfo Westphalen en esas y otras revistas nacionales y extranjeras le confirieron un magisterio singular que para nada perturbó la discreción personal en la que siempre quiso y supo mantenerse. Una selección de esos trabajos suyos se ha publicado recientemente en Lima por el Fondo de Cultura Económica de México bajo el título Escritos varios sobre arte y poesía. Con toda certeza -ha dicho Luis Jaime Cisneros- "este libro constituye un documento del que no podrá prescindirse al escribir la historia cultural del siglo XX peruano". Una historia marcada por la escritura y el ejemplo de Emilio Adolfo Westphalen. Esta compilación permite verificar su aguda sensibilidad y su versación en asuntos poéticos y artísticos, así como precisar las afinidades literarias del autor. Estos trabajos reunidos permiten apreciar la lucidez, la hondura y la coherencia de su pensamiento. En ellos trata autores tandiversos como, entre otros, Walt Whitman, William Carlos Williams, Franz Kafka, Jean Paul Sartre, James Frazer, César Vallejo, José María Eguren, José María Arguedas, César Moro, Ezra Pound, T.S. Eliot, Martín Adán, en la literatura, y René Magritte, Fernando de Szyszlo, Ricardo Grau, Ramiro Llona, Emilio Rodríguez Larraín en las artes plásticas.

Si la poesía lo señala a Westphalen como un consumado artista, su labor cotidiana lo distingue como un hombre de cultura, honesto, animado por la búsqueda de la calidad y siempre interesado en el estudio y la difusión de los más altos valores del espíritu.

Si hubiera que resumir la trayectoria artística e intelectual de Emilio Adolfo Westphalen en pocas palabras, bien podría decirse que se trata de un poeta cabal que hunde sus raíces en la tradición peruana y en la lengua castellana y que tiene, al mismo tiempo, el aliento de lo cosmopolita y de lo universal. Como intelectual, le ha tocado vivir épocas turbulentas y en ellas no ha tomado ninguna bandera circunstancial. En las revistas que dirigió ha tenido siempre una amplitud de criterio y ha estado abierto a lo plural. Todo ello lo perfila como uno de los pocos peruanos del siglo XX en el campo de la cultura, que goza de una aceptación unánime.

Su obra poética es breve, pero fundamental en la literatura en lengua española. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en el Perú en 1977, el premio Southern Perú en 1997 y el premio Miguel Hernández de poesía en España el año 1998. El Estado Peruano le otorga las Palmas Magisteriales así como la Orden del Sol en 1995. con afinidades con el movimiento surrealista, en colaboración con su amigo, el poeta y pintor peruano César Moro contribuyó en la Primera exposición surrealista realizada en Lima en 1935, bajo el lema de Picabia: "El arte es un producto farmacéutico para imbéciles".
Muy cercano igualmente al renombrado escritor indigenísta José María Arguedas impulsó su obra a través de sus revistas. Además de escribir un par de ensayos sobre su trayectoria, le dedicó uno de sus poemarios.

Como ejemplo del reconocimiento dado a su obra, el Premio Nobel de Literatura Octavio Paz, al presentarlo en 1978 dijo de él: "Emilio Adolfo Westphalen es uno de los poetas más puramente poetas entre los que escriben (hoy) en español. Su poesía no está contaminada de ideología ni de moral ni de teología. Poesía de poeta y no de profesor ni de predicador ni de inquisidor. Poesía que no juzga, sino que se asombra y nos asombra."
Murió en el invierno del 2001 en Lima, en la Maison de Santé donde permaneció varios años.


Obra:
• Las ínsulas extrañas (1933)
• Abolición de la muerte (1935)
• Cuál es la risa (1938)
• Otra imagen deleznable (1980)
• Arriba bajo el cielo (1982)
• Máximas y mínimas de sapiencia pedestre (1982)
• Nueva serie (1984)
• Belleza de una espada clavada en la lengua (1986)
• Ha vuelto la diosa ambarina (1988)
• Bajo las zarpas de la Quimera (1991)
• Falsos rituales y otras patrañas (1999)
• Poesía completa y ensayos escogidos (2004)


Fuente:
http://es.wikipedia.org
http://www.pucp.edu.pe

Subir