poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.413.475
Valera, Juan

España, (1824-1905)

recomendar
BIOGRAFÍA

Juan Valera y Alcalá-Galiano (Cabra, Córdoba, 18 de octubre de 1824 — Madrid, 18 de abril de 1905). Diplomático, político y escritor español.

Hijo de José Valera y Viaña y de Dolores Alcalá-Galiano, marquesa de la Paniega. Estudió Lengua y Filosofía en el seminario de Málaga entre 1837 y 1840 y en el colegio Sacromonte de Granada en 1841. Luego inició estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Granada. Empezó a ejercer la carrera diplomática en Nápoles junto al embajador y poeta Ángel de Saavedra, Duque de Rivas; allí estuvo dos años y medio aprendiendo griego y entablando una amistad profunda con Lucía Paladí, marquesa de Bedmar, "La Dama Griega" o "La Muerta", como gustaba de llamarla, a quien quiso mucho y que le marcó enormemente. Después, distintos destinos lo llevaron a viajar por buena parte de Europa y América: Dresde, San Petersburgo, Lisboa, Río de Janeiro, Nápoles, Washington, París, Bruselas y Viena. De todos estos viajes dejó constancia en un entretenido epistolario excepcionalmente bien escrito e inmediatamente publicado sin su conocimiento en España, lo que le molestó bastante, pues no ahorraba datos sobre sus múltiples aventuras amorosas.

En 1858 se jubiló y decidió establecerse en Madrid, donde inició una desganada carrera política: fue diputado por Archidona, oficial de la secretaría de estado, subsecretario y ministro de Instrucción Pública con Amadeo de Saboya. En 1860 explicó en el Ateneo de Madrid la Historia crítica de nuestra poesía con un éxito inmenso. En 1861 se casó en París con Dolores Delavat. Le eligieron miembro de la Real Academia Española en 1862. Fue embajador en Lisboa, Bruselas, Viena y Washington; en esta última ciudad mantuvo una relación amorosa con la hija del secretario de estado estadounidense, Katherine C. Bayard, que acabó suicidándose. Durante sus últimos años, aquejado de ceguera, mantuvo una famosa tertulia nocturna en su casa de Madrid a la que acudían entre otros Marcelino Menéndez Pelayo y Ramón Pérez de Ayala.

Colaboró en diversas revistas desde que como estudiante lo hiciera en La Alhambra. Fue director de una serie de periódicos y revistas, fundó El Cócora y El Contemporáneo y escribió en Revista de Ambos Mundos, Revista Peninsular, El Estado, La América, El Mundo Pintoresco, La Malva, La Esperanza, El Pensamiento Español y otras muchas revistas. Fue diputado a Cortes, secretario del Congreso y se dedicó al mismo tiempo a la literatura y a la crítica literaria. Perteneció a la época del Romanticismo, pero nunca fue un hombre ni un escritor romántico, sino un epicúreo andaluz, culto, irónico y amante del sexo.

Amplió largamente su cultura mediante los viajes y un estudio constante. El hispanista y literato Gerald Brenan asegura que fue el mejor crítico literario del siglo XIX después de Menéndez Pelayo; actuó siempre por encima y al margen de las modas literarias de su tiempo, rigiéndose por unos principios estéticos generales de sesgo idealista. Fue uno de los españoles más cultos de su época, propietario de una portentosa memoria y con un gran conocimiento de los clásicos grecolatinos; además, hablaba, leía y escribía el francés, el italiano, el inglés y el alemán. Tuvo fama de epicúreo, elegante y de buen gusto en su vida y en sus obras, y fue un literato muy admirado como ameno estilista y por su talento para delinear la psicología de sus personajes, en especial los femeninos; cultivó en ensayo, la crítica literaria, el relato corto, la novela, la historia (el volumen VI de la Historia general de España de Modesto Lafuente y algunos artículos) y la poesía; le declararon su admiración escritores como José Martínez Ruiz, Eugenio D'Ors y los modernistas (una crítica suya presentó a los españoles la verdadera dimensión y méritos de la obra de Rubén Darío).

Ideológicamente, era un liberal moderado, tolerante y elegantemente escéptico en cuanto a lo religioso, lo que explicaría el enfoque de algunas de sus novelas, la más famosa de las cuales continúa siendo Pepita Jiménez (1874), traducida a diez lenguas en su época y que vendió más de 100.000 ejemplares; el gran compositor Isaac Albéniz hizo una ópera del mismo título, la mejor de las suyas.

Fue tío del escultor Lorenzo Coullaut Valera, que precisamente sería el encargado de realizar el monumento que se le dedicó en el Paseo de Recoletos de Madrid.
Cultivó diferentes géneros. Como novelista, fueron dos sus ideas fundamentales:

La novela debe reflejar la vida, pero de una manera idealizada y embellecida. Es realista porque rechaza los excesos de fantasía y sentimentalismo y porque escoge ambientes precisos, pero a la vez procura eliminar los aspectos penosos y crudos de la realidad. La diferencia con Galdós es evidente, ya que éste considera que la novela ha de ser fiel reflejo de la realidad.
La novela es arte, su fin es la creación de la belleza. De ahí que cuide tanto el estilo. Éste se caracteriza por su corrección, precisión, sencillez y armonía.
Se pueden reducir a dos los temas fundamentales de sus obras: los conflictos amorosos y los religiosos.

Obra:

Narrativa extensa
Pepita Jiménez (1874, la más perfecta). En ella consigue el ideal que siempre persiguió su autor, el arte por el arte. Escribió esta novela a los 50 años de edad y fue convertida en ópera con música de Isaac Albéniz.
Las ilusiones del doctor Faustino (1875).
El comendador Mendoza, 1877.
Doña Luz (1879).
Pasarse de listo, 1878.
Juanita la Larga (1895).
Genio y figura (1897).
Morsamor (1899).
Elisa, "la Malagueña" (inacabada).

Narrativa corta
Parsondes
El pájaro verde
La buena fama
La muñequita
Cuentos y chascarrillos andaluces, 1896
Cuentos y diálogos
Novelas y fragmentos, 1907.
Cuentos, 1908.
El bermejino prehistórico
Garuda o la cigüeña blanca

Teatro
Asclepigenia, 1878, diálogo.
Gopa
La venganza de Atahualpa
Lo mejor del tesoro
Estragos de amor y de celos

Artículos y ensayos
Disertaciones y juicios literarios, Madrid, 1878.
Estudios críticos sobre literatura, política y costumbres de nuestros días, 1864.
Estudios críticos sobre filosofía y religión, 1883 a 1889.
Nuevos estudios críticos, Madrid, 1888.
Del Romanticismo en España y de Espronceda
De la naturaleza y carácter de la novela
De lo castizo de nuestra cultura en el siglo XVIII y en el presente
Apuntes sobre el nuevo arte de escribir novelas, 1887, donde polemiza con Emilia Pardo Bazán sobre el Naturalismo.
Del chiste y la amenidad del estilo
La poesía lírica y épica en la España del siglo XIX
La poesía popular como ejemplo del punto en que deberían coincidir la idea vulgar y la idea académica sobre la lengua castellana
La libertad en el arte
Del influjo de la Inquisición y del fanatismo religioso en la decadencia de la literatura española
Del misticismo en la poesía española
La novela en España
Sobre el Quijote y sobre las diferentes maneras de comnetarle y jugarle (1861).
Consideraciones sobre el Quijote
De la doctrina del progreso
La enseñanza de la Filosofía en las Universidades
El racionalismo armónico (sobre el Krausismo)
De la filosofía española
Psicología del amor
Metafísica a la ligera
La metafísica y la poesía
Sobre los varios modos de entender la Historia
De la revolución en Italia, España y Portugal
Sobre el concepto que hoy se forma de España (1868, publicada en la Revista de España).
La revolución y la libertad religiosa en España
Cartas americanas, 1889.
Nuevas cartas aamericanas, 1890.
Notas diplomáticas
Ventura de la Vega, 1891.
Crítica literaria, 14 vols.

Poesías
Al principio, en 1840, cultivó un cierto Romanticismo, pero pronto se decantó por la inspiración clásica y los temas antiguos.

Ensayos poéticos, 1844.

Traducciones
Dafnis y Cloe de Longo.
Pastorales, de Longo.
Traducciones de poemas de Byron, Goethe, Abul-Becka, Russell Lowell, Wetmore Story, Greenleaf Whittier
Poesía y arte de los árabes en España y Sicilia, de Schack.

Epistolario
Editado modernamente con las cartas que escribió a Leopoldo Augusto de Cueto, Marcelino Menéndez y Pelayo, Miguel de los Santos Álvarez y otros.


Fuentes:
http://es.wikipedia.org

Subir