poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.388.100
Querol, Vicente Wenceslao

España, (1836-1889)

recomendar
BIOGRAFÍA

Vicente Wenceslao Querol Campos (n. Valencia el 30 de septiembre de 1836, m. Bétera, 24 de octubre de 1889), poeta español vinculado al Realismo.

Estudió latín en las Escuelas Pías y Derecho en la Universidad de Valencia. Fundó la sociedad poética La Estrella.A los veinte años Querol ya era conocido como poeta gracias a su Canto épico a las Bellas Artes y a que había fundado una sociedad literaria llamada La Estrella. En 1855, en la celebración del IV Centenario de la Canonización de San Vicente Ferrer, obtuvo el premio del certamen poético organizado por la Universidad de Valencia.
En 1856 leyó en la Academia de San Carlos su oda A las Bellas Artes, que le dio mucho renombre.
En la ciudad de Valencia, los primeros Juegos Florales se realizaron en 1859 y fueron promovidos por el Liceo Valenciano y organizados por Mariano Aguiló, bibliotecario de la Universidad de Valencia. Obtuvieron premio Víctor Balaguer y Teodoro Llorente por poesía en valenciano y León Galindo de Vera y Vicent W. Querol en castellano.
Tradujo los poemas de Byron. Fue subdirector de los ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante. Vivió algún tiempo en París. Fue Caballero de la Orden de Carlos III y del Cristo de Portugal.
Publicó en la prensa gran parte de su obra que, en ocasiones y posteriormente, aparecía en colecciones de poemas en forma de libro. Sus poesías se reunieron en un volumen titulado Rimas, del que se hicieron dos ediciones, 1877 y 1891, prologadas respectivamente por Pedro Antonio de Alarcón y por su amigo Teodoro Llorente. Luis Guarner, durante los años sesenta y setenta del siglo XX, recopiló gran parte de la obra de Querol en tres obras con un importante aparato crítico: Poesías, en 1964; Poesías desconocidas de Vicente W. Querol, en 1967 y, finalmente, Obres valencianes completes, en 1968. Años después publicó Poesía y verdad de Vicente W. Querol, en 1976.

Vicente W. Querol, en 1872, actuó como mantenedor de los Jocs Florals de Barcelona donde su célebre ‘‘Patria, Fe y Amor’’ se convirtió en el emblema poético de los Jocs Florals de la Ciutat y Regne de Valencia, pocos años después, cuando adquirieron regularidad a partir de 1878. Y sigue siendo así, se conceden tres premios de poesía: al mejor poema dedicado a la patria al que se le concede l’Englantina d’Or, al mejor dedicado a la fe se le concede la Viola d’Or y al mejor dedicado al amor, la Flor Natural. El recuerdo a Querol permanece en la misma estructura de los Jocs Florals.

Después de participar como jurado en el certamen literario convocado por el milenario del monasterio de Montserrat, fundado por el abad Oliba, fue elegido, en 1885, nada menos que presidente de los Jocs Florals de Barcelona.

Aunque había estudiado Derecho, desarrolló su vida profesional, diríamos hoy, como un alto ejecutivo de compañías de ferrocarril.

Comenzó en la compañía de José Campo, que era la concesionaria del ferrocarril de Almansa-Valencia- Tarragona y, finalmente recaló en Madrid como jefe nacional de Tráfico de la Compañía de Ferrocarriles del Mediodía de España. Esta circunstancia no le impidió publicar asiduamente en periódicos valencianos como El Miguelete, El Pensamiento de Valencia, Revista de Valencia y, cómo no, en los dos diarios que dirigió su amigo permanente y compañero de preocupaciones poéticas y literarias Teodoro Llorente: La Opinión y LAS PROVINCIAS.

También fue presidente del Ateneo Científico de Valencia y secretario de la redacción de la revista de la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Su poesía obedece a impulsos externos e internos. A los primeros responden sus epístolas, como las dirigidas a Alarcón sobre la poesía y a Gaspar Núñez de Arce sobre su libro Gritos de combate, así como sus odas "A María", "A Cristo", "A la Guerra de África" etcétera. Próximos a estos poemas están sus poemas filosóficos ("Golondrina de otoño", "A un filósofo cristiano"), mitológicos, sus canciones y sus poesías de ocasión.

Al segundo tipo de impulsos, los internos, responden sus Rimas, 14 poemas breves que cantan de modo rápido, condensado a veces, sentimientos hondos sencillamente expresados, aun con ciertos resabios retóricos que desdicen de su tono e incluso moralejas ocasionales. En este segundo grupo, sin embargo, se ubican sus poemas de tema familiar, que son los más celebrados; reflejan una realidad cotidiana, quizá prosaica, pero no por ello menos entrañable. Dedica catorce "A la memoria de su hermana Adela", y quintetos de pie quebrado "A la Nochebuena", "A sus ancianos padres", "A un árbol", "Oración" etcétera. Aparece en estos poemas el tópico del hogar como refugio de las tempestades del mundo. "Ausente" es el broche de esta serie, una pintura sobria y familiar de su paisaje nativo. En su lírica amorosa, influida por Bécquer, destacan sus tres "Cartas a María".

El estilo de Querol tiende un tanto a la retórica clasicista, pero tuvo entre sus admiradores a Miguel de Unamuno, cuyos poemas hogareños le deben no poco.

Su poesía se asemeja a la de Aleardo Aleardi, por su amor a la forma clásica, modelando conceptos elevados y trascendentales.

Fuentes:
http://es.wikipedia.org
http://mosatroselsvalencias.blogcindario.com

Subir