poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.389.978
Iglesias Casadel, Sara

1910 - 1971

recomendar
BIOGRAFÍA

Sara Iglesias Casadel, artísticamente conocida como Sara de Ibáñez, cuyo apellido tomó de su marido, fue una poeta uruguaya (Chamberlain, Tacuarembó, 10 de enero de 1909;† Montevideo, 3 de abril de 1971[2] ), conocida cariñosamente como Gran Sara por escritores como Octavio Paz.[3] Fue reconocida entre otros premios por el Premio de la Academia Nacional de Letras y por el Premio Nacional de Literatura en 1972
Vivió de niña en Chamberlain, departamento de Tacuarembó, hasta que su familia se mudó a Montevideo, donde se casó con el también poeta Roberto Ibáñez. Tuvo tres hijas, las cuales, siguiendo el rastro de sus progenitores, se convirtieron en escritoras. Fue profesora de instituto (liceo) desde 1945, además de poeta.[3] [2]

Sara de Ibáñez se destacó por tener una vida recogida y privada.[2] Comenzó a escribir de niña, aunque no publicó un libro hasta cumplidos 30 años. Todos sus libros recibieron premios en Uruguay, además de dos póstumos.[2] Sara tenía por costumbre escribir dos libros a la vez al igual que hacía su marido; cada uno era diferente en tema y estructura.[2]

En vida fue aclamada por varios poetas contemporáneos, como Pablo Neruda, quien prologó uno de sus libros, comparándola con Sor Juana Inés de la Cruz, Gabriela Mistral y María Luisa Bombal, y expresó su admiración por sus poesías en varias ocasiones.[3] [2] [4] Mistral también citó a Ibáñez, de su poesía misteriosa y de significados profundos,[2] , Jules Supervielle alabó su conocimiento de la poesía occidental, especialmente del simbolismo francés,[2] , y así Vicente Aleixandre, Cecilia Meireles, Manuel Bandeira, Carlos Drummond de Andrade, Josep Carner, Rafael Alberti, León Felipe, Octavio Paz y tantos otros.[2]

[editar] Obra
[editar] Estilo y temas
Sara de Ibáñez destaca por su poesía misteriosa y casi hermética,[5] de cierta tradición barroca,[6] e ideas claras y descarnadas.[3] [4] Su hermetismo causa, sin embargo, dificultades de interpretación que hacen accesibles sus escritos tan sólo a minorías cultas.[7] Mostró en muchas ocasiones los temas del suicidio y de las batallas. Su obra se caracgteriza por la angustia de la existencia, el desamparo, la muerte, el amor, la autoaniquilación de la humanidad y la relación hombre-Dios.[3] [2] En menor medida, trata el sentimiento patriótico (Canto a Montevideo)[3] y la condena a la guerra (Hora ciega).[8] Sus libros más representativos son La batalla y Apocalipsis 20.[2]

Se ha notado un gusto por la simetría, iniciando varios versos de la misma manera o estableciendo reglas de palabras antónimas.[3] Buscaba la perfección técnica y la pureza y transparencia de las imágenes.[2] Llegó a ser una maestra de la métrica y el ritmo.[2]

[editar] Poemarios
Canto (1940).
Canto a Montevideo (1941).
Hora ciego (1943).
Pastoral (1948).
Artigas (1951).
Las estaciones y otros poemas (1957).
La batalla (1967).
Apocalipsis 20 (1970).
Canto póstumo (1972).
Poemas
Un ejemplo de su obra es el poema "Quisiera abrir mis venas...".

http://es.wikipedia.org/wiki/Sara_de_Ib%C3%A1%C3%B1ez

Subir