poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.416.050
Balcarce, Florencio

1818 - 1839

recomendar
BIOGRAFÍA

Florencio Balcarce
(1818 - 1839)
Poeta argentino.
Obras
[editar] Poesías
El cigarro
Lechero
Las hijas del Plata
http://es.wikisource.org/wiki/Florencio_Balcarce
D. Florencio Balcarce, hijo del virtuoso vencedor de Suypacha, murió á la edad de 24 años, en Buenos Aires, ciudad de su nacimiento, el día 16 de Mayo de 1839.

El joven Balcarce no solo tenía un talento natural muy distinguido sino también mucha contracción al estudio serio. Al examinar sus trabajos emprendidos, los libros de su pequeña biblioteca y los apuntes tomados por él en los bancos de las aulas, se advierte inmediatamente la buena dirección que daba á la cultura de su espíritu. La amena literatura no formaba su ocupación principal, sino el empleo honesto y laudable de los momentos [ pág. ]de descanso. En la época en que él se educaba habían declinado mucho los estudios públicos en Buenos Aires, y aspiró á beber su instrucción en mejor fuente. Quien á su edad y propensiones no sueña con las escuelas de Europa, con sus grandes bibliotecas y con el nombre de sus sabios? Balcarce pudo realizar este sueño, y partió para la capital de la Francia en Abril de 1837. Allí se propuso adquirir conocimientos jenerales, y profundizar en especial la ciencia de la filosofía por cuyos problemas manifestaba una predilección innata. Fueron sus maestros, entre otros, los señores Saint-Hilaire, Jouffroi, Lerminier, celebridades con cuyos nombres estamos familiarizados y que entonces estaban al frente de las aulas mas concurridas de Paris.

El barrio latino fue la patria y el mundo esclusivo de Balcarce durante dos años seguidos; dos años que él supo duplicar en duración por su infatigable asiduidad al trabajo y sus largas vijilias. No iban á la par en él la robustez de su cabeza con la de los demas miembros de su cuerpo. Su cerebro, materialmente muy desarrollado, absorbía egoista la vida toda de la existencia que presidía, y llegó día en que la atmósfera de Paris no fué respirable para los pulmones debilitados del joven estudiante. Pensó entonces en los aires patrios, en el agua balsámica de su río natal, en su familia, [ pág. ]y vióse forzado á sacrificar á la esperanza de mejor salud la cosecha de saber que se prometía recojer madura por una larga permanencia en Europa.

Esta esperanza fué otra ilusión desvanecida. Balcarce estaba condenado á morir apenas pisase de nuevo el umbral de su casa en la calle que lleva su glorioso apellido, y á dar razón á la exactitud de este pensamiento de Ercilla:

http://es.wikisource.org/wiki/Biograf%C3%Da_de_Florencio_Balcarce

Subir