poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.180.400
Alonso, Odette

Cuba, (1964)

recomendar
BIOGRAFÍA

Poeta y narradora cubana nacida en Santiago de Cuba en 1964.Obtuvo su
Licenciatura en Filología por la Universidad de Oriente, Cuba, y posteriormente viajó por varios países de América radicándose definitivamente en México desde 1992.

Gracias a su intenso y productivo trajinar literario su obra ha sido incluida en varias antologías, revistas y publicaciones culturales de Cuba, México, Estados Unidos y Canadá.

Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de la Unión de Mujeres Escritoras de las Antillas y editora de la antología Las cuatro puntas del pañuelo, Poetas cubanos de la diáspora, con el que que obtuvo
uno de los Premios 2003 de Cuban Artists Fund, con sede en Nueva York. Ha
publicado:

«Criterios al pie de la obra
Premio Nacional 13 de Marzo 1988,
«Enigma de la sed» 1989,
«Historias para el desayuno»,
Premio de poesía Adelaida del Mármol 1989,
«Palabra del que vuelve», Premio de poesía
Pinos Nuevos, Cuba 1996,
«Linternas» 1997,
«Onírica, última función» 1999,
«Insomnios en la noche del espejo», Premio Internacional
de Poesía Nicolás Guillén 1999,
«Visiones Prosa poética» 2000,
«Antología cósmica de Odette Alonso» 2001,
«Cuando la lluvia cesa» 2002
«Diario del caminante» en 2003.
El levísimo ruido de sus pasos en 2005

También ha publicado el libro de relatos Con la boca abierta (Ed. Odiesa, 2006). Y su relato Animal Nocturno fue ganador del XII Concuso de Cuento Mujeres en Vida.

A continuación leeremos una entrevista que sele realizó a Odette Alonso hace
3 años.

Entrevista a Odette Alonso Yodú

Dra. Priscilla Gac-Artigas
2004

Pregunta: Odette, sé que eres cubana, poeta y que resides fuera de tu país desde
hace algunos años ¿Puedes darme más información personal sobre dónde
naciste, trasfondo familiar, tu infancia y adolescencia, tus estudios universitarios,
tus actividades fuera de la creación literaria?


Nací en Santiago de Cuba, una ciudad en el oriente cubano, a orillas del mar Caribe. Provenía de una familia donde abundaban los maestros y, entre ellos,
los dedicados a las humanidades. Poco recuerdo de la infancia, que siempre me
ha parecido la etapa de la vida en que más sometido se encuentra el ser
humano a la indefensión y la dependencia.
Fui una adolescente, y luego una joven, enamoradiza y contrariadora
de los cánones establecidos, cuestionante de la realidad en cada una de sus
facetas, nunca acepté sin reparos hacer algo de lo que no estuviera convencida.
Lógicamente eso me trajo algunos problemas, pero también las satisfacciones de poder enfrentarme a ellos y aprender a resolverlos por mí misma. Tuve la suerte de, una vez graduada de Filología por la Facultad de Artes y Letras de la
Universidad de Oriente (1986, Cuba), tuve la suerte de empezar a trabajar
en actividades de promoción y difusión de la literatura y el arte hasta el mismo
año de 1992, en que salí de Cuba hacia México, país en el que vivo y trabajo desde entonces.
Aquí en México también he tenido la suerte de laborar en instituciones
de carácter editorial, aunque no estrictamente literario, como en el área de publicaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, donde trabajé por más de siete años.


Pregunta: ¿Cómo llegaron tus pasos a la poesía? ¿Fue algo que siempre latió en ti
o fue producto del azar?

Nada es producto del azar en esta vida, pero digamos que la llegada de la poesía
fue sorpresiva, inesperada, aunque tomada inmediatamente de la manera
más natural.
Empecé a escribir poemas de amor a los quince años y esa “costumbre” de traducir en versos los sentimientos permaneció durante la universidad, un poco en juego durante esa época, y se hizo más seria años después.


Pregunta: ¿Te sientes satisfecha de tus logros como poeta?


Sí, aunque siempre es apetecible un logro más. Y por eso lucha y trabaja uno.


Pregunta: ¿Qué te motiva a escribir, qué te inspira?
.

Las más variadas cosas: el amor, los odios, las esperanzas, la muerte, la luz
y las sombras, las relaciones humanas, los mitos y las mitologías, las prácticas
políticas y sociales, las nostalgias y la ira. Cualquier cosa puede inspirar un poema, todo depende de que el alma esté revestida de esa sustancia especial que los hace nacer, brotar como de un surtidor,inesperados y sorpresivos todavía.


Pregunta: ¿Piensas que la poesía o la literatura en general debe tener un rol
específico en la sociedad? ¿Cuál?


Hay épocas en que la poesía toma tintes épicos y refleja inquietudes, preocupaciones y esperanzas que son, en general, compartidas
por toda la sociedad de la que nacen. Yo formo parte de una generación que puso de manifiesto un cambio de actitud en la manera de ver, de vivir y de evaluar la realidad cubana, una generación rebelde, crítica, contestataria, que dejó de
reaccionar con mansedumbre y servilismo ante los lineamientos que el poder imponía a la cultura y que, con una valentía ejemplar, llevó a los versos y a todas las manifestaciones del arte la impronta de la época con una calidad artística que hacía transitar esos temas, que parecieran tan mundanos, al nivel de las obras
de arte. Una generación que fue reprimida por esas actitudes, expulsada de su tierra y que, aun ahora, mantiene esa dignidad humana y esa calidad artística que los años han consolidado.

Pregunta: ¿Qué o quién ha influido en el desarrollo de tu carrera literaria?


Creo que, sobre todo, la convivencia con mis compañeros de generación,
desde los años ochenta en Cuba y posteriormente, a pesar de que el grupo
se ha desperdigado por todo el mundo y algunos no nos hemos vuelto a ver
desde hace más de una década. Pero había en todos nosotros, los poetas y todos los demás artistas de esa generación de los 80, una especie de espíritu digno, de aliento rebelde, de solidaridad humana en medio de aquellos difíciles años y los
que siguieron, que nos ha mantenido unidos aun en la distancia.


Pregunta: Si tuvieras la oportunidad de nacer nuevamente, ¿habría alguna cosa
que harías diferente?


Ninguna, porque cualquiera que cambiara, por mínima que fuera, cambiaría también las cosas buenas a las que no quisiera renunciar de ningún modo y porque los malos momentos sirven para templar el carácter y para saber quién es uno mismo y hacia dónde quiere ir.


Pregunta: De las obras que has publicado, ¿hay alguna por la que sientas un cariño particular?


No, como a los hijos, les tengo a todas el mismo cariño porque cada época ha
tenido sus significados especiales. Sin embargo, debo confesar que Historias
para el desayuno (Holguín, Cuba, 1989) todavía despierta en mí ciertos recuerdos, ciertos compromisos, trae a mí, cada vez, esa esencia digna de que te hablaba en la pregunta anterior.


Pregunta: ¿En qué proyecto estás trabajando actualmente?


Estoy preparando una antología de poetas cubanos en el exilio, que será publicada
próximamente, y escribiendo narrativa, una serie de cuentos y un par de novelas.


Pregunta: ¿Qué piensas de los logros de las escritoras latinoamericanas dentro
del mundo literario moderno?


Pienso que es sorprendente (y justa) la presencia de las mujeres entre los más
destacados nombres de la literatura latinoamericana contemporánea. Creo
que la batalla por lograr espacios culturales reconocidos se ha ido logrando gracias a una calidad estética que impone su paso.
No es un logro lastimero que nos hayan concedido por ser mujeres y "tener" que
estar representadas, sino porque una avalancha de obras de primerísima calidad
nos ha ganado ese lugar y ha abierto caminos y marcado sendas que no
deben perderse y que no se perderán, estoy segura.

Fuente: http://www.poesia-irc.com –monográficos-

Subir