poesiacastellana.es
Poetas: 1.685 - Poemas: 62.804 - Lecturas: 560.189.755
Acevedo, Olga

Chile, (1895-1970)

recomendar
BIOGRAFÍA

Nació en Santiago en el año 1895.

Vivió algunos años en Punta Arenas donde frecuentó la Sociedad Literaria de Gabriela Mistral. Su obra algo esotérica, ha pasado por diversas etapas, que se despliegan desde Los cantos de la montaña (1927), obra en prosa y verso de larga extensión, pasando por Siete palabras de una canción ausente (1929), El árbol solo (1933), La rosa del hemisferio (1937) y La violeta y su vértigo (1942), hasta llegar a Donde crece el zafiro (1948), Las cábalas del sueño (1950), Isis (1954), Los himnos (1968) y La víspera irresistible (1968), donde su obra se hace más angustiada.

En Selva Lírica, se dice de Olga Acevedo que poseía una gran sensibilidad espiritual y riqueza artística. Enamorada del arte de Gabriela Mistral. Su estilo es moderno, pero inclasificable. Sus vocablos audaces, pero imprecisos. Es descrita como una poeta auténtica que es sincera a fuerza de sufrir enormemente. Para los antologadores es "después de Gabriela Mistral, la poetisa cuya obra...inspira la sensación más encantadora de sinceridad espiritual y riqueza artística, y la seguridad más absoluta de su triunfo no lejano" (1917).

Carlos René Correa, señala que "desde Los cantos de la montaña en los que hay un ambiente de misticismo teosófico y ternura femenina...hasta La violeta y su vértigo, en cuya poesía asoma su temperamento atormentado, invadido por la angustia de los hombres y del espíritu...tiene la fuerza creadora de una poesía indiscutible" (1944).

Víctor Castro, dice que "es otra de nuestras mujeres que han llevado una digna trayectoria hacia la poesía, construyendo su canto desde una sencillez no formal hasta una profundidad donde la angustia o la ternura cobran cauce y transparentan con poderío la voz de esta razón femenina...Hay un serio intento de buscar en sus raíces, en sus savias, la respuesta al ser que le quema en interrogantes, en signos desconocidos, en territorios que sólo la poesía puede transitar..." (1953)

Entre los dos poemas de su primera etapa —"Serenata" y "Los malos vientos"— y "Sitio", de un momento posterior, es posible apreciar la evolución que sufrió su obra cada vez más suelta y libre, aunque también impregnada de un temple angustioso y destructivo.
Muere en el año 1970

Fuentes:
http://members.fortunecity.com

Subir