«Si tuviera una religión sería la poesía»

Fuente: https://www.msn.com/es-es/estilo/familia/manuel-astur-c2-absi-tuviera-una-religi-c3-b3n-ser-c3-ada-la-poes-c3-ada-c2-bb/ar-AAWOP8j?ocid=uxbndlbing El artista fue diagnosticado en octubre de un cáncer de páncreas y deja un legado de obras troncales del rock catalán, como 'Dioptria'. Manuel Astur (Sama de Grado, 1980) es un lírico sin complejos. En su último libro, La aurora cuando surge (Acantilado), los hallazgos poéticos se presentan en tropel. Puede que en una sola página de esta crónica poética de un verano en Italia haya más poesía (de la buena) que en todos los poemarios ilustrados (tapa dura, cara dura) que menudean en las librerías. Imágenes brillantes capaces de vencer la resistencia del lector más escéptico ante las metáforas. Antes de la pandemia, Manuel Astur recorrió Italia durante tres meses y medio con Raquel, su pareja. De norte a sur, un Ford Fiesta y una tienda de campaña. Y la voluntad de vivir y de escribirlo. «¿Cuántos diarios italianos hay? ¿Es obligatorio escribir unos diarios si vienes a Italia? ¿Qué más se puede escribir de Italia que no se haya dicho ya?», se pregunta el narrador en los primeros compases del libro y del viaje, mientras asciende entre los viñedos verticales de Manarola, en la Riviera italiana, huyendo de las hordas que recorren sus pintorescas calles. La visión del pueblo desde la atalaya ofrece una primera epifanía que legitima, en efecto, la escritura –«existo mientras escribo», o, al menos, «existo mientras lo intento», leemos más adelante– y propicia por primera vez la oración que dara ritmo y justificación al cuaderno del autor: «Estoy aquí. Exactamente aquí estoy yo». Borja Martínez