Contra los pedantes

Fuente: https://www.abc.es/cultura/cultural/abci-guillermo-garabito-contra-pedantes-202111261606_noticia.html La cultura es no elegir entre Turner o Rosalía y quedarse con una sobremesa en el jardín de La Mudarra. Así que más san Juan de la Cruz y más C. Tangana. Está la cultura, la Cultura, la contracultura, los que dicen qué es cultura y lo que no, los que dicen lo contrario, los que han leído todo, los que no han leído nada. ‘La Cultureta’ de Alsina y la cultura general. Hablar de cultura ya sólo es ponerse elevado u hortera. O peor, ambas cosas a la vez. Están los pedantes que citan a Benedetti de memoria y los que hablan de Marx de oídas. Y luego está la vía intermedia que defendía John Malkovich cuando le hizo papa Sorrentino y que es la única que me interesa a mí. La vía intermedia, que te salva de tener que elegir entre Turner o Rosalía y permite quedarse con una sobremesa en el jardín de La Mudarra. Una sobremesa larga de agosto hasta que se acaba la luz y se abre más vino para la cena sin que nadie se haya movido siquiera, porque la cultura requiere esfuerzo. O abrir otra botella de Ribera... Pero ante todo exige generosidad y entrega: la de descorchar el mejor vino que se tenga con la certeza de que no habrá ocasión más alta. Hay algo revolucionario en unas sopas de ajo, pero más lo hay en escuchar con atención a tipos que no son pretenciosos en las formas, pero que son sólidos en el fondo. De esos que no necesitan explicar su cosmovisión, que no se ponen exquisitos con la revolución porque entienden que la contracultura precisamente es una mesa bien puesta, y lentejas. La cultura que a mí me interesa está en este ascetismo que imponen las nieblas de lo alto de Torozos que no levantan hasta el medio día. La cultura es alta precisamente porque descansa sobre el páramo. La cultura son torreznos y no ponerse demasiado elevado. Más san Juan de la Cruz y más C. Tangana, sin necesidad de que nadie te lapide por leer a uno y escuchar a otro. La cultura que yo quiero tiene un humanismo insobornable: consiste en escuchar, una sobremesa y una conversación larga y sosegada. La cultura empieza justo cuando uno habla de lo importante: de lo de la chica de ojos verdes por la que ha perdido la cabeza. Guillermo Garabito