Lorenzo Roal y Fernando Camacho, poetas: “Lo más importante de la poesía es tener compañeros de viaje”

Fuente: https://www.eldiario.es/murcia/cultura/lorenzo-roal-fernando-camacho-poetas-importante-poesia-companeros-viaje_128_8307460.html Les planteamos algunas cuestiones a Lorenzo Roal y Fernando Camacho, que presentarán sus nuevas obras el viernes 17 de septiembre en el HuertoLab a las 19:30 de la tarde. Este viernes 17 se presentan en Murcia dos libros: Última noche, de Lorenzo Roal, y Responsabilidad Generacional Corporativa, de Fernando Camacho, editados por Sonámbulos Ediciones. De Asturias y Sevilla, respectivamente, estos autores forman parte de la actual generación de poetas jóvenes, y para ambos estas publicaciones son sus primeros poemarios. No obstante, Lorenzo Roal, que también es maestro de primaria y editor junto con Mario Vega y Rocío Acebal en Ediciones Maremágnum, ya publicó en 2017 la plaquette “Trabajo pendiente” (Heracles y nosotros), además de participar en la antología “Piel Fina. Poesía joven española” (Maremágnum 2019). Por otro lado, Fernando Camacho es historiador del arte y trabaja como guía del Museo Nacional del Prado; ha publicado también algunos de sus poemas en la revista literaria Maremágnum. Entre ellos tienen en común, además, el podcast Que tenemos que hablar de muchas cosas, presentado también por los poetas Mario Vega y Alejandro V. Bellido. Les planteamos algunas cuestiones para que sean sus palabras las que animen al lector o lectora a acudir al acto, que tendrá lugar en el HuertoLab a las 19:30 de la tarde, de la mano de Ángel Salcedo, gestor cultural; y de la mía propia: María Sánchez-Saorín, poetisa y filóloga. Comenzamos por ti, Fernando. Tu poemario se caracteriza por el tono humorístico e irónico que emplean muchos de los poemas, ¿crees que le hace falta ironía a la poesía de hoy? No, la poesía lo que tiene que ser es buena, y ya está. Dentro de eso hay gente que es buena siendo muy solemne y gente que es buena siendo muy irónica, que cada uno y cada una haga lo que mejor sabe hacer y así la poesía crecerá en sí misma, y no de una forma particular y concreta. ¿Hasta qué punto tu trabajo como guía del Museo del Prado y especialista en arte ha influido en tu producción poética? Influye mucho. Cuando voy guiando por el Prado voy pensando en voz alta, y de esta forma reflexiono sobre lo que han hecho los mejores artistas de una disciplina, como el Bosco, Velázquez, Tiziano… Entonces, claro, pienso sobre lo que han hecho otros y eso me ayuda muchísimo, como ayudaría a cualquiera, a pensar sobre el arte que yo hago, y esto me parece absolutamente clave; sin el Prado, sin la capacidad de introspección que el Prado me ha donado gratuitamente, yo no sería el mismo ni el poemario sería el mismo. ¿De qué poesía te consideras heredero? De la obra carnavalera de Juan Carlos Aragón en el fondo; de Ángel González y Gil de Biedma en la forma. Y Lorenzo, ¿qué crees que aporta tu libro al panorama poético actual? Como todo el arte, mi libro es un puente entre lo ya dicho y las nuevas realidades. Soy un heredero de los poetas del 50 y los 80, pero tengo mi propia propuesta, un poquito más suelta y un poquito más marica y reivindicativa. Creo que es lo que les falta a muchos poetas y que a mí y a mis compañeros nos da una voz propia, esa relectura de la tradición sin tapujos y sin miedo a reírse del pasado y de uno mismo. Se habla del surgimiento de una nueva y claramente definida generación de poetas nacidos en la década de los noventa, ¿crees que hay tantas características comunes como se dice? ¿A quién te refieres con tus compañeros? Lo de las generaciones les corresponde a otros, aunque es cierto que llevamos unos años con intentos de muchas partes por agrupar a la “generación reset” (como nos nombra Pedro J. Plaza) y con dos o tres antologías cada año. Yo escribo con y gracias a mis amigos, que son con los que empecé y por los que sigo creando. Eso es lo más importante para mí de la poesía, tener compañeros de viaje, todo lo demás… Es literatura. Te podría nombrar a mis colegas de Que tenemos que hablar de muchas cosas, o a mi compañera de la editorial Maremágnum, Rocío Acebal, o a todas esas personas que nos hemos ido encontrando por el camino de la creación, que tantas alegrías nos está dando. Para Camacho, esta será su primera vez en Murcia; Lorenzo ya la ha visitado varias veces, pero para los dos este es el estreno de una lista de presentaciones que recorrerán diversas ciudades. Sin duda, esta cita con los autores es una oportunidad perfecta para escuchar los interesantes poemas de ambas obras de la voz de los poetas, así como para conversar con ellos sobre las temáticas que nos plantean en sus versos. Ni el agudo sentido del humor de Responsabilidad Generacional Corporativa ni la verdad arrasadora de Última noche dejarán indiferentes a nadie. María Sánchez-Saorín