Eduardo Langagne: «La poesía camina de la mano con el mundo»

Fuente: https://www.expreso.com.pe/especiales/eduardo-langagne-la-poesia-camina-de-la-mano-con-el-mundo/ Reconocido poeta está complacido de participar en la IV edición de la Feria Internacional del Libro de Ayacucho. Tuve la fortuna de tener una madre cantando en casa; un padre, obrero de imprenta, que leía el Martín Fierro y Los Hermanos Karamazov, entre otras obras universales. Tuve suerte de encontrarme desde entonces con la lectura de poesía por los libros que llegaban a casa en cada mudanza de mis tías profesoras, solteras. La escuela secundaria, que en México se cursa entre los 12 y 14 años, fue esencial, tuvimos maestros que nos enseñaron a leer poesía. No empecé pronto a escribir, ya tenía 22 años cuando lo empecé a hacer con rigor. En mi primer libro, publicado en 1980, hace ya cuatro décadas claramente cumplidas en este singular y malvado 2020, escribí que “la poesía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”. Esa línea, que se convierte en aforismo, y que procede de la Ley de la conservación de la materia, de Lavoisier, aprendida (desde luego) en la escuela secundaria, quería significar lo que en mis años jóvenes me impulsó a escribir. El poema continúa siendo un espacio para seguir hurgando en la realidad y en la fantasía. ¿Ve usted en la poesía un retorno a una pureza original que el mundo ha dañado? La poesía camina de la mano del mundo. La poesía es una vida paralela. No creo que haya existido una pureza original, pero me convence una poeta como Violeta Parra cuando dice que “el amor es torbellino / de pureza original”. Quienes habitamos el mundo dañamos al mundo. La poesía no lo restaura del todo, no puede hacerlo, pero lo habita y convive con él para paliar los daños. ¿La poesía es, cree usted, ante todo sinónimo de evasión o de realismo? Es también síntesis, reflejo, sombra de muchas otras cosas. Poetas de todas las lenguas, de todas las épocas, nos muestran las formas poliédricas del poema, las expresiones múltiples de la poesía, la capacidad y el potencial expresivo del poema que no evaden aproximarse al hecho poético y buscan producir una percepción poética de la realidad. Se ha hablado del aspecto coloquial de sus temáticas, de su lenguaje, ¿diría usted que las más grandes maravillas se encuentran en el día a día? Desde luego. Y el día a día es pasado, presente y futuro. La poesía está en todo. La tarea de quien escribe poesía es adiestrarse para advertir el momento exacto donde la poesía aparece, intentar que lo poético del mundo no se le escape, que los sucesos poéticos o las sensaciones poéticas no se le oculten, diluyan o escapen, en la medida de lo posible. ¿Qué le interesó de Ayacucho, qué lo motivó a participar de la FILAY? La presencia de alguien en los Festivales se debe siempre a un acto generoso: el de la invitación a participar. Así que una vez más puedo expresar mi agradecimiento a quienes lo hacen posible. Desde aquí mi nuevo abrazo a Harold Alva, extensivo a todo el equipo que hace posible una reunión de esta naturaleza. Una feria requiere muchísimo trabajo. Aunque por la vía virtual, esta es la primera vez que “estoy” en Ayacucho, que “estoy” en el Perú. Quiero comentar algo más: desde muy jóvenes a una parte de mi generación nos interesó Latinoamérica en su conjunto, incluido el Brasil, claro. Leímos a los poetas de nuestros países, intentamos saber de sus artistas plásticos, escuchamos la música popular y folclórica de cada nación. Tuvimos un pequeño grupo en los años setenta en el que tocábamos repertorio latinoamericano, en esa lista había diversos valses criollos o marineras del Perú, por ejemplo. Inclusive alguna marinera serrana. Ahora mismo, desde el lugar donde estoy, en Cholula, Puebla, es posible mirar los volcanes que cantó Santos Chocano. Leímos mucha poesía de todos los países de nuestra comunidad latinoamericana. Y desde luego que en un lugar señero de nuestra lectura está César Vallejo. POETA FUNDAMENTAL Eduardo Langagne es uno de los poetas fundamentales de la poesía mexicana. Prueba de ello son los reconocimientos recibidos, por ejemplo, el Premio Casa de las Américas de 1980 y su responsabilidad como director de la Fundación para las Letras Mexicanas. Hoy, después de su participación en la IV edición de la Feria Internacional del Libro de Ayacucho, conversa con nosotros, compartiendo la visión a través de la cual viene logrando su celebrada poesía. LETRA Y MÚSICA Eduardo Langagne también ha realizado letra y música de canciones, que han sonado en las voces de artistas como Maru Enríquez, Eugenia León, Betsy Pecannins, Hebe Rosell, Cecilia Toussaint, Margie Bermejo, Susana Harp y otras cantantes. Por: Sol Pozzi-Escot