Bombas de la Guerra Civil en la casa natal de Luis Cernuda

Fuente: https://elpais.com/politica/2020/09/28/diario_de_espana/1601278718_874157.html Los antiguos propietarios hallan unos proyectiles desactivados en una habitación la misma semana en que la vivienda del poeta pasa a manos del Ayuntamiento. Esta era la última semana del amplio plazo que el Ayuntamiento de Sevilla había dado a los antiguos propietarios de la casa natal de Luis Cernuda para que recogieran sus pertenencias y el consistorio hispalense –su actual titular– pudiera comenzar los trabajos destinados a su rehabilitación. Pero el pasado martes, en los estertores de esa mudanza, los ya exdueños, limpiando en una de las múltiples habitaciones abandonadas de la vivienda, encontraron una caja con varios proyectiles oxidados. Asustados, avisaron a la Policía Nacional que movilizó a los Tedax para hacerse cargo de la situación. Finalmente, todo quedó en una falsa alarma. Las granadas, de unos 30 o 40 centímetros y muy oxidadas, según las fuentes policiales consultadas, estaban desactivadas y no suponían ningún peligro. “Al parecer, el padre o el abuelo de los antiguos dueños era un coleccionista de armas y se trataba de unas piezas de su colección que estaban almacenadas”, explica un portavoz municipal. Los proyectiles podrían ser de la Guerra Civil, señalan las mismas fuentes que indican que habrá que esperar a que terminen de analizarse. El despliegue policial de seguridad alteró la calma habitual de la calle Acetres, en pleno centro de Sevilla, en cuyo número 6 se alza el inmueble de tres plantas en el que nació el 21 de septiembre de 1902 el poeta, uno de los máximos referentes de la Generación del 27. El revuelo, que quedó reducido a mera anécdota, supone el último jalón en el proceloso proceso de adquisición de la casa de Cernuda por parte del Ayuntamiento, que se inició hace tres años y que se ha ido dilatando en el tiempo debido a una maraña de trabas burocráticas y administrativas. El estado de abandono de la vivienda, con la fachada mellada por desconchones y varias plantas deshabitadas, causaba estupor entre los amantes del poeta y de la cultura y los sevillanos que observaban en esa decadencia un ejemplo del olvido por parte de las instituciones de sus hijos ilustres y su patrimonio. Cuando la situación económica de los propietarios de la casa –una familia de cristaleros a quienes pertenecía en multipropiedad desde que Cernuda se fuera de allí siendo un adolescente– les abocó a ponerla en venta por 580.000 euros en 2016, el Ayuntamiento decidió hacerse con ella para rehabilitarla y convertirla en un museo vinculado a la figura del poeta sevillano. Los problemas financieros de los propietarios y la falta de liquidez del consistorio hispalense dilataron la adquisición del inmueble, hasta que finalmente la compra se consumó por 460.788 euros a mediados de este mes de enero. Una vez vaciada la vivienda de enseres y proyectiles, volverá a llenarse con los técnicos municipales que a partir de la semana que viene analizarán su estado para realizar el informe de cara a su rehabilitación, una tarea que el Ayuntamiento cifra en unos 600.000 euros. Será el paso intermedio para que el número 6 de la calle Acetres pueda recuperar el alma del escritor que lo vio nacer, ya en forma de casa-museo. EVA SAIZ