Fuente: https://www.proceso.com.mx/602609/leccion-de-poesia-de-jaime-labastida

Escribe Vicente Quirarte en el prólogo al reciente libro del poeta Jaime Labastida, Lección de poesía (Grupo Editorial Siglo Veintiuno, colección lingüística y literatura, 131 páginas):

 

“La presente Lección de poesía es una invitación al viaje y al mismo tiempo un viaje al territorio minado y sorprendente de la poesía. Con gran cantidad de ejemplos, el autor pone en funcionamiento su práctica de vuelo profesional y su homenaje a los autores que al formarlo a él han formado la tradición y la novedad poéticas. De tal manera, este libro demuestra los poderes del pensamiento y de la pasión, de la realidad y el deseo, los dos extremos que han recogido la prodigiosa aventura humana.”

Lección de poesía originalmente fue publicada dentro de la colección El elogio de la educación: Consejo de mentes brillantes, en 2017. Hoy se reedita con leves cambios de su redacción.

Cofundador del llamado “Grupo de La espiga amotinada”, Jaime Labastida, doctor en filosofía por la UNAM, fue miembro fundador del Colegio de Sinaloa y numerario de la Academia Mexicana de la Lengua. Francia lo distinguió como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, mientras Alemania le otorgó la Cruz al Mérito. Animal de silencios recoge toda su obra poética de 1958 a 2018. El final del libro es una breve antología de 21 poemas, con la cual Labastida ofrece una guía para plantearse cuestiones y hallar respuestas propias. Incluye un glosario que permite examinar los principales rasgos que constituyen el universo de la poesía.

Volumen esencial, breve e imprescindible para el joven estudiante que desee conocer más la literatura, ame los versos o aspire a convertirse en poeta.

Introducción del autor

¿Es posible dictar una lección de poesía? Hace 25 siglos, dos hombres, en la Atenas clásica, sostuvieron un diálogo ficticio sobre un tema semejante. Deseaban saber si se podía enseñar (o no) esto que los romanos llamaron virtud. El diálogo giró sobre el gobierno de la ciudad (πόλις, pólis).

Las palabras de aquellos dos hombres, aún hoy, guardan, entera, su vigencia: muestran dos actitudes opuestas, según estima la tradición. Por un lado, Protágoras sostuvo que todos los ciudadanos debían recibir una educación que les permitiera mejorar: para él, la virtud no sólo podía sino que debía ser enseñada. Por otro, Sócrates señaló que no era posible enseñar la virtud. Ambos hablaban de la virtud política, de la posibilidad de gobernar bien la ciudad.

Los términos de que se valieron aquellos dos grandes maestros, Protágoras y Sócrates, deben ser examinados con precaución extrema. Protágoras, al inicio del diálogo platónico que conocemos con su nombre, habló del arte (o de la destreza) política. Usó el término de τέχνη (techné). Sócrates, en cambio, sin desdeñar aquel término, introdujo otro concepto, diferente: el de ἀρετή (areté). Protágoras, aquel sofista en quien debemos reconocer el educador de la Grecia democrática y libre, elevó un discurso por el que mostró la causa por la que el ser humano precisa vivir en compañía de otros hombres, porqué es necesaria la ciudad (la polis): el hombre es ser desvalido y carente. Los hermanos míticos, dijo, Prometeo y Epimeteo, por órdenes de los dioses, otorgaron a los animales diferentes atributos para su vida: a unos la velocidad, a otros las garras, a unos más las pieles. Agotaron los dones en los animales y dejaron desnudos a los hombres. ¿Qué podían otorgarles? Prometeo les entregó el fuego y, con él, la voz, la palabra. El ser humano, desnudo e inerme, se protege y busca refugio en el otro: ser incompleto, necesita del vínculo de los demás y precisa, con el objeto, de lograrlo, de la palabra (λóγος, logos).

Para demostrar su tesis, Protágoras recurrió a un ejemplo. Supuso que en la ciudad se enseñaba a los ciudadanos a tañer una especie de flauta (αὐλός, aulós). Algunos la tañerían bien, dijo (sin duda, unos pocos); otros la tañerían mal; pero el conjunto de esos ciudadanos tañerá de mejor manera la flauta que los miembros de otra ciudad en la que jamás se les haya enseñado a tocarla. Lo propio ocurre con λóγος (logos), con la palabra: es necesario enseñar a los hombres a que la sepan usar. Sócrates, a su vez, replicó con otro ejemplo: sostuvo, para demostrar que la virtud no podía ser enseñada, que los hijos de Pericles, presentes en el diálogo, no tenían la capacidad política que caracterizó a su padre.

¿A quién le asiste la razón? ¿A Protágoras o a Sócrates? El problema es en extremo complejo. Se advierte, en el bello diálogo que sostienen estos dos grandes maestros de la argumentación, un leve desplazamiento de sentido a medida que el diálogo avanza. El desplazamiento se sitúa en el uso de dos conceptos clave: techné y areté. El primero de estos conceptos recubre un campo semántico definido; suele traducirse como arte o técnica; tal vez sea preferible que se traduzca por destreza o habilidad. El segundo abarca un espacio mucho más amplio. Con él, Homero indica al guerrero más valiente indica al guerrero más valiente, al más fuerte, al mejor. En Roma se le tradujo por virtud, término que guarda semejanza con el griego pero que tiene un matiz diferente: vir, en latín, significa varón y en la lengua española produjo viril y virilidad. Tal vez sea mejor traducir la voz griega por la española excelencia.

Vista desde una perspectiva actual, la polémica entre Protágoras y Sócrates adquiere gran relevancia. Cierto, Platón se inclina por la posición de su maestro, sin embargo, no es menos cierto que pese a no compartir la tesis de Protágoras, un moteco, un extranjero en Atenas, Platón muestra su enorma y clara admiración por el sofista y expone con toda honestidad, sin deformarlo, el núcleo y la belleza de su discurso. Advirtamos que Protágoras ha puesto el acento la enseñanza de cierta techné, de una destreza específica: la que adquiere un ejecutante, la habilidad del intérprete, de la capacidad para tocar (bien o mal) una flauta. Sócrates, por el contrario, acentúa un rasgo por completo distinto: lo que hoy llamamos creatividad o capacidad de innovación.

Los dos, pues, ¿tienen razón? Una técnica, una destreza, se puede, desde luego, enseñar. Lo que no se puede enseñar es la virtud. Protágoras habla de techné, de la destreza que puede adquirir un intérprete, no del artista que crea la partitura musical. Sócrates, en cambio, habla de areté, de la capacidad para producir algo nuevo: uno habla de técnica, otro de creación o de innovación.

Es imprescindible, sin embargo, que hagamos una aclaración: el intérprete es también un artista. Si hablamos de capacidad para tocar una flauta, Jean-Pierre Rampal la tuvo, sin duda. Lo propio se puede afirmar de algunos cantantes: María Callas y Luciano Pavarotti fueron maestros en el amplio sentido de esa expresión. También fueron virtuosos en la ejecución del cello Pablo Casals, Pierre Fournier, Mstislav Rostropovich. Ahora lo son Yo-Yo Ma y Carlos Prieto. Ero Sócrates habla de otra capacidad suprema: crear o innovar, de allí que acuda al ejemplo que brinda un Pericles, hombre político de excepción.

Si llevamos el diálogo entre Sócrates y Protágoras al tema que aquí y ahora nos ocupa, el de la poesía, cabría preguntar si la poesía puede ser enseñada. Con Protágoras, cabría responder que sí. Con Sócrates, empero, deberíamos responder lo contrario, que es imposible enseñar la poesía. ¿Qué rasgos de la poesía pueden ser enseñados? Su historia, su técnica, la destreza para hacer versos, no cabe duda.

Pero una cosa es la técnica de la versificación y otra la poesía. Se puede enseñar a leer, apreciar y gozar la poesía. Pero lo que no puede enseñarse es cómo ser un poeta. En sentido radical, en sentido socrático, no se puede enseñar la poesía ya que nadie puede enseñar a otro, en rigor, a ser poeta. Son asuntos distintos. Puede enseñarse la técnica de hacer versos, no cómo hacer la poesía.

Veamos qué sucede en la ciencia. No hay duda de que cualquier alumno de bachillerato, hoy, sabe más de matemáticas y geometría que Pitágoras, Euclides o Descartes, unos hombres de ciencia que no pudieron conocer, pongamos por caso, el cálculo infinitesimal. Sin embargo, el hecho de saber matemáticas y geometría no vuelve científico, sólo por eso, a un alumno de bachillerato. En sentido estricto y radical, la escuela transmite conocimientos, otorga destrezas, genera una masa crítica de hombres (Protágoras lo diría así: enseña a tocar bien la flauta). Esta enseñanza no basta para hacer a un hombre de ciencia; es necesaria sí, pero no suficiente, de allí la validez de la tesis de Protágoras. La ciencia es, pues, innovación y creatividad: pone en duda el saber anterior y no repite lo que ya se sabe, de allí la validez de la tesis de Sócrates. Todos los científicos necesitan conocer el saber anterior para hacer ciencia; de no hacerlo, pueden repetir lo que se sabe al creer que es nuevo. Lo decisivo es que el hombre de ciencia sea capaz de descubrir (o de postular) algo novedoso (un hallazgo, una ley, una teoría). Einstein hizo ciencia al minar las bases sobre las que se sostenía la física de Newton: conoció la teoría newtoniana y le dio un giro al postular la unidad indisoluble de tiempo y espacio, que Newton separaba. Hoy, se considera que el universo es un conjunto tetradimensional de espacio y tiempo.

Se puede leer y apreciar la poesía de Quevedo y de Góngora, de sor Juana y de Neruda, de Gorostiza y de Huidobro, de Vallejo y de Paz. Empero, leer, apreciar y gozar de la poesía de esos enormes poetas; hacer versos, aprender la técnica de la versificación, no vuelve a nadie poeta, aunque, tal vez, le proporcione el deseo de hacer lo mismo que ellos hicieron: poesía, no sólo leer, apreciar, gozar los poemas escritos por otros, sino escribir textos propios, tomando por modelo al que estime por maestro. La poesía se puede enseñar y dictarse una lección de poesía, como quería Protágoras. Pero lo que nadie puede enseñar a otro es cómo ser poeta.

El propósito de esta Lección de poesía es lograr que profesores y alumnos, jóvenes y adultos dediquen un tiempo largo de su vida a leer y amar la poesía, a esta gran tarea que consiste en comprenderla y gozarla; acaso, ¿por qué no?, en escribirla. Es preciso que la lean en voz baja y en voz alta. La poesía es, entre otras cosas más, en canto, un cántico: en su origen está la voz, que se eleva y se comparte. ¿Será posible que todos los días, en todas las aulas del país, se dedicara por lo menos una hora diaria a la lectura y la discusión entre profesores y alumnos de lecturas hechas en clase? Lo consideramos necesario. La lectura y la escritura desarrollan la sensibilidad y la inteligencia de los seres humanos, los hacen más aptos para que puedan expresar con soltura lo que piensan y sienten y a elevar su nivel de comprensión no sólo de los hechos de la lengua, sino de los hechos de la vida. Formular adecuadamente un problema equivale, suele decirse, a la mitad de su solución. Hacer unas preguntas pertinentes, sembrar unas dudas fundadas eleva la construcción de la inteligencia. Gozar de la poesía, de la expresión lingüística más condensada que la humanidad ha construido a lo largo de su historia, forma parte del desarrollo de la conciencia.

Establecidas estas notas, entremos de lleno en el tema, no sin antes hacer dos advertencias. Primera, los textos que mostraremos, salvo algunas excepciones, pertenecen a la poesía escrita en español. La poesía es ritmo, canto, música y ha de leerse en su lengua original. Una traducción sólo es cabalmente válida si ha sido hecho por otro poeta. El traductor, se dice, es un traidor. Es posible que sí. Empero, toda traducción es una recreación y el poema bien traducido adquiere nueva vida en otra lengua.

Segunda, hemos intentado dictar una lección de poesía, arrojando a un mar interior algunas dudas, ciertas preguntas, muchas de ellas sin respuesta. Por lo tanto, éste es un texto abierto a diversas posibilidades. No es manual de perceptiva literaria, no trata ni puede tratar la totalidad de los temas que la poesía requiere. Aspira a una meta: propiciar que la gente lea y goce de la poesía escrita en lengua española. Responde a los gustos de quien la ha hecho, sin duda, pero admite la libertad, o sea, la posibilidad de que haya otras lecturas, más afines a los gustos de quien acuda a esta lección. No impone, sugiere.

ROBERTO PONCE

You have no rights to post comments

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo