Fuente: https://elpais.com/cultura/2019/03/27/babelia/1553685353_964254.html

Jaime Siles publica una colección de poemas limpios y narrativos, múltiples y corales, en los que la antigüedad es una forma de fecunda subversividad.

 

A la vez filólogo y poeta, pues ambas personalidades se funden en su vida académica y literaria, Jaime Siles (Valencia, 1951) es ensayista, crítico literario y teatral, traductor y, después de enseñar en diferentes universidades españolas y extranjeras, catedrático de Filología Latina de la Universidad de Valencia. Voz fundamental de la poesía contemporánea, su dilatada obra se expresa en registros y estructuras de conjunto, métricas y textuales, con diversos estilos y tonos en busca de la identidad a través del lenguaje, desplegando un proceso de depuración orgánica, ante “la infinita / insuficiencia de la realidad”, con el que ha obtenido prestigiosos premios, una larga nómina acrecentada por este nuevo libro, Galería de rara antigüedad, galardonado con el XXVIII Premio Jaime Gil de Biedma.

El más joven de los “novísimos”, Siles nunca escribe el mismo libro. El legado de la Antigüedad es una constante de su escritura, una nietzscheana “poética del porvenir” que renueva la herencia clásica, un estímulo para comprender la identidad del ser. En la senda de reflexión y meditación existenciales de Himnos tardíos (1999) y de Pasos en la nieve (2004), esta Galería de rara antigüedad es una cima apasionada y vibrante de su poesía de madurez. Sin caer en una erudición estéril, sino crítica e innovadora, retorna al pasado griego, surgiendo nuevas lecturas y referentes reales e imaginados, figuras y personajes, ciertos y ficticios que, como en uno de sus poemas, son aoidimoi, espejos ejemplares que existen a través de las palabras del poema en tanto objetos del canto, monólogos dramáticos donde los hechos no son más que la materia del poema, pues “sólo como ficción el ser perdura”.

Poemas limpios y narrativos, múltiples y corales, el inventario de una “vida (que) está hecha de instantes”, luces y sombras “fundidas para siempre en un aire sin tiempo”, donde “la muerte es la única dueña de la baraja / y nosotros, la carta que sus manos nos sirven / pero nunca aquella que la vida nos da”. La Antigüedad como una forma de fecunda subversividad: puesto que “Nada muere en el verso”, nos queda la permanencia y la eternidad del poema.

Galería de rara antigüedad. Jaime Siles. Visor, 2018. 47 páginas. 12 euros.

ANTONIO ORTEGA

You have no rights to post comments

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo