Fuente: https://elpais.com/cultura/2019/03/11/babelia/1552314872_824920.html

José Corredor-Matheos nació en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en 1929, pero casi toda su vida ha transcurrido en Barcelona. Autor de varios libros sobre arte y de la Antología esencial de la poesía catalana contemporánea (Austral), recibió el Premio Nacional de Poesía en 2005 por El don de la ignorancia, publicado por la editorial Tusquets, que también ha editado sus memorias (Corredor de fondo) y su Poesía reunida. Ahora publica la antología El paisaje se hace en el poema (Fundación Ortega Muñoz).

 

¿Qué libro le hizo querer ser poeta? Lo que, sin habérmelo propuesto, me hizo escribir mi primer poema, fue el poema de Espronceda El Estudiante de Salamanca. Cursaba el tercer curso de Bachillerato y tenía entonces 14 años.

¿Qué poema ajeno le habría gustado escribir? Si tuviera que elegir uno solo sería Entreme donde no supe, de San Juan de la Cruz, con lo de “un no saber sabiendo, toda ciencia trascendiendo”, pero yo ¡ay! nunca lo podría haber escrito.

¿Cuál es su haiku favorito? El de la rana, de Basho, aunque sea ya un tópico. Pero tampoco lo podría haber escrito. Siempre se me ocurre lo que me parece imposible.

¿Le inspira más la naturaleza o la ciudad? ¿Por qué? La ciudad no me inspira nada. Si acaso un parque o un jardín. Es decir, siempre la naturaleza, porque me siento fundido en ella. Su actual destrucción forma parte del proceso del suicidio en el que está empeñado nuestra especie.

¿Cuál ha sido el último libro que le ha gustado? Las tentaciones de la luz, de Zingonia Zingone, poeta italiana que escribe en castellano.

¿Cuál es el escritor que mejor ha entendido el arte? De los españoles, sin duda, Ramón Gaya, a pesar de que no entendía las vanguardias. No comprendo, sobre todo, que no supiera apreciar a los vanguardistas rusos.

¿Y el artista que mejor ha entendido la literatura? Me resulta difícil contestar esta pregunta.

¿Qué poeta en catalán merecería ser más conocido en el resto de España? J. V. Foix. Y, si se considera que él y Salvador Espriu ya son conocidos —en la medida en que se conoce ¡ay! a los poetas—, a Salvat-Papasseit o Marius Torres.

De no ser escritor le habría gustado ser... Primero, antropólogo, porque abarca todas las culturas. En segundo lugar, psiquiatra. Espero que no sea porque, como se dice, el médico elige la especialidad a cuyas enfermedades es propenso.

¿Cuál es la película que más veces ha visto? Creo que Casablanca, que vi mucho cuando era joven y después he vuelto a ver, pocas veces, pero con mucho gusto. Mi director preferido es Dreyer.

Si tuviese que usar una canción o una pieza musical como autorretrato, ¿cuál sería? Les gnossiennes de Erik Satie.

¿Qué encargo no aceptaría jamás? Un libro sobre un artista que no me interesase nada. De todos modos, ahora que estoy a punto de cumplir noventa años, ninguno. Mis próximos libros en prosa serán, si son, recolecciones de ensayos y conferencias.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? El gran directivo de un banco o una gran multinacional, el futbolista famoso y tanta obra de supuesto arte, meramente provocadora y gratuita, carente de sentido.

¿A quién le daría el próximo premio Cervantes? A Francisco Brines.

BABELIA

You have no rights to post comments

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo