Contra la quema de libros, poesía

Imprimir

Fuente: http://www.granadahoy.com/

En el año 1499 el cardenal Cisneros ordenó la quema de alrededor de 5.000 libros procedentes de la primera Universidad de Granada, la Madraza, con la única intención de borrar la memoria escrita de los árabes. Una acción que la asociación Granada Abierta recuerda cada año por estas fechas para que jamás quede en el olvido.

 

Así, y pese al mal tiempo, diversos miembros de esta asociación junto con estudiantes de la Universidad de Granada se acercaron ayer hasta la plaza Bib-Rambla para dar a conocer mediante la música, la prosa y el verso lo sucedido en un acto bajo el título de Arde la Memoria.

Tal y como explicó el portavoz de Granada Abierta, Francisco Vigueras, la quema de libros es una práctica habitual que todavía, a día de hoy se realiza. Por ello, ayer quisieron acercarse hasta esta plaza, para rememorar lo sucedido, pero también para denunciar que se siga haciendo en países como Irak, donde fue bombardeada la biblioteca de Bagdag.

Diferentes hechos que cada año motivan a esta asociación a salir a la calle para que no "arda la memoria" pues según indicó Vigueras "hay que luchar por los recuerdos escritos de los pueblos que es lo que verdaderamente perdura en el tiempo y nos hace humanos".

El acto estuvo marcado por la emotividad de los versos de jóvenes estudiantes de la Universidad de Granada, recordando catástrofes como las que acontecen en la actualidad en el pueblo Sirio, la interpretación de Scheherezade y la Casa de la Sabiduría a cargo de la profesora de la UGR Nathalie Bléser y Priscila Gar y la intervención del trovador Javier Tárraga que relató cómo la quema de libros en Granada fue el principio del fin y supuso la expulsión de más de 3.000 personas. En este sentido, el portavoz de Granada Abierta destacó que este acto comprende una parte didáctica, pues muchos granadinos puede descubrir lo que sucedió en esta plaza a la par que brinda la oportunidad de escuchar el mismo poema en árabe y castellano "después de cinco siglos de historia".

Por su parte, el portavoz de Granada Abierta, Javier López Gijón, destacó la importancia de celebrar estos actos donde "queremos transmitir que los libros se combaten con libros, las ideas se combaten con ideas y no a través de la quema pues como decía un autor alemán siempre que se empieza quemando libros se acaba quemando a personas".

Uno de los aspectos tratados fue la Casa de la Sabiduría, un centro de traducciones y biblioteca que también fue destruido en 1258. Un espacio de una importancia fundamental que ahora se pretende recrear en Granada pues según explicó Nathalie Bléser en junio Granada tendrá su propia casa de la Sabiduría. Un lugar donde actuar "en pro del entendimiento mutuo y el respeto entre culturas".