Contemplaciones
Autor: Martínez García , Jesús
Saber estar..., mirando
en la paciente espera.
Saber mirar..., sentir
presente aunque no vea
el agua vulnerada
al ciervo en la ribera,
y hallar porque se imprime
la paz que da su huella.

Por un sólo segundo
de amor, la vida entera.

Qué bien se está aquí
sentado en la vereda
del tiempo y de los pinos
entre la fronda negra
bajo las alas verdes
y de las sombras frescas
en la quietud. El aire,
las flores y certezas
decoran el instante
que vienes y te dejas.

Qué lentamente Dios
regalas tu presencia.

Sentir que estás detrás
mirando, que me estrechas,
que sabes mis pecados
de pies a la cabeza,
qué gozos por delante,
los miedos que me acechan.
Saber que Tú me sabes
que soy ventana abierta
que Tú sigues mirando,
amándome, a la vera
de mi no poder verte,
Señor, en mi ceguera...

Aquellos que en la vida
rompimos la barrera
del silencio, y cruzamos
miradas en la eterna,
habremos de juntar
tras de la noche muerta
aquellas esperanzas
que fuimos,
Tú y yo,
en ésta.