Felicidades
Autor: Clementson, Carlos
Llevo casi una hora aquí esperando
en el coche a la entrada de la calle
de San Onofrio, justo bajo el disco
de "prohibido aparcar". Ea, ten paciencia
cinco minutos, vuelvo a aquella tienda
si me hacen un descuento me lo compro.
Soy una burguesita ¿no lo dices?
no cambio nunca y eso te molesta.
Está bien, por favor no tardes mucho
si viene un guardia me echa de aquí y entonces
cómo vas a encontrarme en todo este
laberinto de calles y callejas.

Tengo un llavero en forma de bolígrafo
por fortuna, esperemos que haya gente
no dejes que te engañen ten cuidado
con la piel el modelo y la cartera
la tienda está muy céntrica y es lujosa
acaso un poco cara pero eso
es una garantía de seriedad
y de una clientela que no piensa
en ahorrar que compra a ojos cerrados.

Habrá allí mucha gente, dependientas
probando y atendiendo a las señoras
son los nuevos modelos qué finura
y le queda estupendo la retamos
a hallar algo mejor en el mercado
puede pagarlo a plazos aunque falle
un mes o más la empresa es comprensiva
puede dormir en un colchón de plumas
le deseamos un próspero año nuevo
si vuelve por aquí en pocos días
rebajaremos todos los artículos
y si eso le interesa cuidaremos
de avisarla con tiempo ¡Enhorabuena!

Tengo el llavero en forma de bolígrafo
si hay objetos tan prácticos no sé,
su único inconveniente: te abandona
en la ocasión que más lo necesitas
y por más que lo frotes sólo traza
surcos sin vida sobre la guantera
y las bellas ideas se te escapan
imprecas ¡maldición! sólo funcionas
cuando ya no haces falta y ahora qué hago
la musa está dictando y las palabras
si no las coges pronto desvanecen.

La bolsa grande está en el maletero
con tal que no se manche mientras tanto
podías haberle dado con la esponja
¿no te aburres de estar sin hacer nada?
ni me preguntas cuánto me ha costado
ya lo sé que mis cosas no te importan
es la historia de siempre pero al menos
podrías esforzarte. ¿No las oyes?
Acuden por sorpresa con cabriolas
alegres y traidoras, sí, es verdad,
el abrigo de piel es muy hermoso
pero dame una pluma, las atrapo
son pocos versos valen una vida.